en Lavapiés

La Audiencia Provincial ratifica que el mantero Mame Mbaye no murió por una persecución policial

El tribunal concluye que no hay hechos objetivos ni testigos que avalen esa teoría

Un grupo de manteros se dirige hacia sus posiciones en la Gran Vía de Madrid.

Un grupo de manteros se dirige hacia sus posiciones en la Gran Vía de Madrid. / David Castro

2
Se lee en minutos
El Periódico / Agencias

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado que el mantero senegalés Mame Mbaye falleció el 18 de marzo del 2018 por una parada cardiorrespiratoria mientras iba caminando por el madrileño barrio de Lavapiés y no como consecuencia de la persecución policial que se produjo cuando "personas distintas" huían de los agentes por miedo a ser identificados.

Así lo ratifica una sentencia, en la que la Sección Cuarta ratifica el archivo de la investigación judicial que se abrió para determinar las causas del fallecimiento a raíz de una denuncia de S.O.S. Racismo Madrid.

Los hechos se produjeron el 15 de marzo del 2018 cuando un ciudadano de nacionalidad senegalesa sufrió un desvanecimiento y una parada cardiorrespiratoria tras haber corrido por la vía pública para alejarse del lugar en el que se encontraban determinados funcionarios policiales con la finalidad de evitar ser identificado por estos últimos.

Ahora, los magistrados de la Audiencia madrileña mantienen el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones acordado por el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid.

Supuesto hostigamiento

En su recurso, la acusación popular mostró su desacuerdo con el archivo ya que entendía que "el fallecido pudo haberse encontrado en una situación de hostigamiento y persecución policial" o pudo haber recibido "una inadecuada atención médica".

Frente a ello, los magistrados censuran que el recurso esté construido sobre "lo que no son más que afirmaciones apodícticas y especulaciones o conjeturas de la parte apelante, carentes de sustento objetivo".

La Sala destaca que de "las actuaciones no se desprende el más mínimo vestigio de que el fallecido se hubiese visto sometido personalmente a ningún tipo de hostigamiento o persecución policial previa que pudiera haber desencadenado los letales efectos de la patología cardiaca que presentaba".

"No existe dato objetivo ni testigo alguno que afirme la existencia de tal hostigamiento o persecución, que no cuenta con otro sustento que las meras afirmaciones de la parte apelante", reseña.

Además, señala que el acompañante del fallecido relató que su compañero le manifestó que se encontraba mal, desplomándose a continuación.

La policía no perseguía al fallecido

Noticias relacionadas

"De tal relato se desprende que la policía ni siquiera perseguía al posteriormente fallecido ni a su acompañante, sino a otras personas distintas, aunque aquellos decidiesen alejarse corriendo del lugar por miedo a ser identificados", señalan los magistrados.

En cuanto a la asistencia sanitaria, sostiene que "ni del atestado en sí ni de lo declarado por los testigos ante la policía ni, finalmente, de la propia documentación médica obrante en las actuaciones se desprende deficiencia, omisión, demora o negligencia alguna en la atención que se prestó al luego fallecido desde el primer momento en que sufrió el desvanecimiento".