Ir a contenido

Diez archivadas

La Oficina municipal Anticorrupción de Madrid suma 23 denuncias desde el 2018

Se ha elaborado un Mapa de Riesgos que identifica los sectores con mayor vulnerabilidad

El Periódico / Agencias

Carlos Granados, director de la Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción de Madrid.

Carlos Granados, director de la Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción de Madrid.

La Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción, dirigida por el exmagistrado Carlos Granados, suma 23 denuncias entre el 2017 y el 2018, según ha informado en la comisión de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto. 

Según la memoria, en el 2018 la Oficina investigó siete de las 17 registradas entonces. Una de ellas es anónima, dos de grupos políticos o áreas de gobierno y 14 tienen remitentes, según consta en la información de la memoria anual. 

Las áreas de gobierno a las que llegaron más escritos o denuncias en el 2018 son Cultura y Deportes, con tres, dos de ellas correspondientes a Madrid Destino, y Desarrollo Urbano Sostenible, también con tres. A Equidad, Derechos Sociales y Empleo; Movilidad y Medio Ambiente; Economía y Hacienda y Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto han llegado a una por área, como también a Gerencia de la Ciudad. Seis denuncias han tenido a los distritos como destinatarios. 

De los 17 del 2018 se han archivado dos expedientes por falta de competencias, ocho por falta de verosimilud y se han practicado labores de investigación e informes motivados remitidos al órgano competente en siete casos. 

Durante sus primeros meses de vida, la Oficina ha emitido informes sobre cuestiones como la reforma del Reglamento Orgánico del Gobierno, sobre limitaciones en las actividades privadas tras el cese de concejales y directivos y sobre la comunicación recibida desde la dirección general de Contratación por un presunto conflicto de intereses. 

Propuestas

En el apartado de propuestas, la Oficina plantea un "mejor seguimiento y control en la ejecución de los contratos, especialmente en el apartado de penalidades, así como la necesidad de potenciar la figura del responsable del contrato". También hace mención a la "excesiva extensión de algunos pliegos de las cláusulas administrativas, que deberían simplificarse", y llama a prestar especial atención ante las bajas temerarias. Otra de las cuestiones que han sido trasladadas a la Oficina es la "excesiva" duración de los contratos integrales.

La Oficina debe elaborar en el primer trimestre del año su memoria anual para elevarla a Pleno, lo que ocurrirá la semana que viene, con el necesario paso previo por la comisión de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, que se celebra este viernes. Es la primera memoria que se presenta desde la constitución de la oficina y tras la toma de posesión de Carlos Granados como director el pasado 31 de enero. 

Mapa de riesgos

Esta Oficina ha venido elaborando un Mapa de Riesgos, identificando los sectores con mayor vulnerabilidad a caer en prácticas corruptas y fraudulentas a partir de los 70 encuentros informativos mantenidos entre el director y el vocal asesor con todos los grupos políticos, áreas de gobierno, distritos, Gerencia, sindicatos, Intervención General, Secretaría del Pleno, empresas municipales, directores generales... 

La Oficina recuperó las funciones de investigación en virtud de la sentencia de abril del 2018 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Ya en octubre se empezaron a tramitar las denuncias que fueron llegando, en principio empleando una página de Excel para no ralentizar el proceso. A destacar que la Oficina no puede asumir competencias propias de la Justicia, la Fiscalía o la Policía Judicial, de modo que ante un caso de posible actuación corrupta o fraudulenta se debe remitir al órgano competente.