Ir a contenido

Influencia "decisiva"

Madrid tendrá este año el primer restaurante de España manejado solo por robots

Los principales beneficios son su productividad y bajo coste, debido a que la tecnología se ha abaratado

El Periódico / Agencias

Un robot camarero sirviendo en un restaurante.

Un robot camarero sirviendo en un restaurante. / Bernadett Szabo (Reuters)

Madrid tendrá antes de final de año el primer restaurante de España manejado íntegramente por robots, siguiendo la estela de países como Japón, China o Estados Unidos. Escoltado por un androide, Marius Robles (creador de Food by Robots y de Reimagine Food) explica que la robótica "está impactando ya en más de 500 restaurantes del mundo" porque está "muy alineada con la cuenta de resultados y la productividad".

Según explica Robles, en la hostelería ya se han introducido robots que preparan tres cafés en 40 segundos, la supuesta tortilla perfecta y ensaladas en las que no sobra ni falta una hoja de lechuga. Ahora, la productividad y el bajo coste llegará a Madrid en un nuevo local. En su opinión, mientras que la cocina rápida es más susceptible de ser realizada por androides, la más creativa es "difícilmente automatizable", si bien habrá sistemas mecanizados que puedan sustituir a los cocineros en tareas muy repetitivas como pelar o picar.

El sector de la robótica, que maneja cifras "estratosféricas" y "sigue creciendo exponencialmente", promoverá la "food revolution" (revolución de la comida) con grupos como Alibaba o JD, que planea abrir mil restaurantes con equipos formados íntegramente por robots de aquí a 2020. Además de en el servicio de reparto de comida a domicilio, que ultiman Amazon Prime o Delivery Snack Bot, la robótica va a llegar a los restaurantes "nos guste o no con efecto calzador", aunque plantea incógnitas como el hackeo, que podría llevar al propietario de un restaurante a perjudicar a otro de su competencia.

Este experto ha previsto que en cinco años un 5% de los restaurantes españoles estén totalmente automatizados. La cuenta de resultados juega a favor de los androides: un restaurante robotizado en China que se montó con una inversión de un millón de euros estaba amortizado en cuatro meses. "El sector en España es receptivo porque ve que hay casos reales que funcionan, aunque todavía hay reticencias que se disiparán cuando vean cómo aumentan sus ventas", augura el responsable de Food by Robots.