Ir a contenido

Disputas en la sala Barceló

El rapero Ghostemane y su banda quedan en libertad sin medidas cautelares tras dos noches en comisaría

Los músicos fueron detenidos este domingo durante su concierto tras romper el escenario y el camerino

El Periódico / Agencias

El rapero Ghostemane en el cartel promocional de la sala Barceló.

El rapero Ghostemane en el cartel promocional de la sala Barceló. / Sala Barceló

El rapero Ghostemane y su banda se encuentran ya en libertad y sin medidas cautelares tras pasar dos noches en comisaría tras romper varios elementos del escenario y del camerino tras su actuación el domingo en la sala Barceló de Madrid.

Los raperos fueron detenidos sobre las 23.45 horas del domingo y hasta el martes por la mañana no fueron puestos a disposición del Juzgado número 37 de Madrid, cuya magistrada les tomó declaración y acordó su libertad sin medidas cautelares ese mismo día, pero con la imputación de un delito de daños a los ocho.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 23 horas. Los responsables de la discoteca, situada en la calle Barceló de Madrid, avisaron a los miembros de la banda que tenían que acabar ya de tocar, pero estos no estaban de acuerdo y querían continuar, arengados por el público.

Sin embargo, los responsables de la sala les cortaron el audio, encendieron las luces y los efectivos de seguridad comenzaron a desalojar el local, por lo que los miembros de la banda se enfadaron y comenzaron una disputa dialéctica, que acabó con el destrozo de algunos instrumentos y de partes del escenario, además de dañar los camerinos que tenían asignados.

Intervención de la Policía

Los dueños de la sala Barceló avisaron entonces a la Policía, que se personó en el lugar y arrestó por un delito de daños a la propiedad a los ocho integrantes del grupo, siete estadounidenses y uno canadiense, a los que tomaron declaración a las 4 de la madrugada.

Muchos de los asistentes criticaron en redes sociales a los responsables de la discoteca porque no dejaron tocar a los raperos temas claves de su discográfica. También comentaron que es habitual que Ghostemane rompa su guitarra en el escenario, como hizo ayer en Madrid.

La sala Barceló respondió en Twitter a algunos de estos comentarios pidiendo disculpas y sintiendo los problemas causados pero asegurando que "todo se produjo porque el grupo no aceptó el horario de fin de concierto", que aunque no depende de ellos "hay que cumplir". "Nosotros cumplimos una normativa y cumplimos lo pactado con la productora", añadieron.