Ir a contenido

'Proyecto FG'

La "acción final" de Villarejo para el BBVA, ¿el incendio del Windsor de hace 14 años?

'Moncloa.com' desvela documentos que vincularían al excomisario con la "eliminación física" de documentos sobre González

El Periódico

La "acción final" de Villarejo para el BBVA, ¿el incendio del Windsor de hace 14 años?

JUAN MANUEL PRATS

Unos documentos a los que ha tenido acceso el digital 'Moncloa.com'  vinculan al excomisario José Manuel Villarejo con el incendio del Windsor, la torre que ardió sin víctimas en 2005. Cuando se cumplen 14 años del fuego, este medio publica una información en la que Villarejo reconoce que estuvo detrás del incendio, para así destruir información comprometedora sobre el expresidente del BBVA Francisco González.

Precisamente, ese material había sido solicitado solo un día antes del suceso por Anticorrupción, pero acabó siendo pasto de las llamas, siempre según la versión de este medio que vincula el derrumbe del Windsor con un supuesto encargo del BBVA para "eliminar rastros documentales de la Firma de Auditoría DEL" (Deloitte), cuyas oficinas estaban en el edificio.

En las palabras del propio excomisario (así lo explica en su propio resumen de trabajo), era una "acción final" para la "eliminación física" de documentos, que llegó a bautizar como 'Proyecto FG'.

Material para Sacyr

El asunto que, según 'Moncloa.com', se quería ocultar tenía relación con el 'caso FG Valores'. En concreto, este caso se remonta a 1996, cuando la agencia de bolsa de González acabó vendida a  Merrill Lynch por 12.000 millones de pesetas (72 millones de euros).

El banco estadounidense denunció más tarde que González -que ya era presidente de la entidad pública Argentaria- había ocultado un descubierto contable de 757 millones de la antiguas pesetas (4,5 millones de euros). Al final, las partes cerraron el tema por un precio de 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros), pero este dato podía ser un arma poderosa en manos de Sacyr, rival en aquel entonces de González. 

Estas posibles irregularidades acabaron en la CNMV y, tras archivarse ahí, pasaron a la Fiscalía.  El último "rastro documental" de este asunto era el que sirvió de base para realizar la auditoría de Deloitte: de haber existido ese desfase contable, las pruebas estaban ahí y por eso Anticorrupción pidió los papeles, que acabaron ardiendo (y sin copia) en el Windsor. 

Sombras sospechosas

Hace 14 años, se suscitó una polémica porque aparecieron en las imágenes del incendio dos siluetas dentro del edificio en llamas. Estas imágenes de videoaficionado mostraban sombras dentro, pero nunca se pudo aclarar. La versión oficial fue que una colilla mal apagada motivó el fuego, pero ese misterio jamás se esclareció.

Lo cierto es que la Fiscalía Anticorrupción había pedido esos documentos comprometedores para FG (como se le conocía a Francisco González) a la auditora Deloitte un día antes del siniestro. Como era de esperar, Deloitte confirmó pocas semanas después a la Fiscalía que los papeles requeridos habían desaparecido en el siniestro. El propio González, desde la torre de su BBVA cercana al edificio en llamas, podría haber contemplado perfectamente el pavoroso incendio que hacía desaparecer una munición poderosa para sus adversarios de Sacyr, aspirantes a asumir el control del banco. 

Lo que no se sabía entonces es que el BBVA de González había contratado al comisario José Manuel Villarejo. Tampoco era conocido hasta qué punto usó sus servicios para desestabilizar el asalto de Sacyr y neutralizar los ataques que pudiera recibir, como revelan los documentos publicados por el citado medio digital.

Dispositivo espectacular

Siempre según 'Moncloa.com', el banco de FG contrató los servicios de un policía que desplegó un impresionante dispositivo para controlar comunicaciones telefónicas, realizar seguimientos personales e intentar extorsionar a aquellas personas que consideraba relevantes en la operación. El BBVA pagó a Villarejo, solo entre 2012 y 2017, unos cinco millones de euros por los encargos que le hizo su jefe de seguridad, Julio Corrochano, que había sido comisario de la Comisaría General de Policía Judicial.