Ir a contenido

jUICIO DEL ESPIONAJE A POLÍTICOS EN MADRID

Ignacio González dice a la jueza que el único espiado en Madrid ha sido él

El exvicepresidente madrileño niega que ordenara seguimientos a políticos rivales de Esperanza Aguirre en el PP

Juan José Fernández

Ignacio González declara en el juicio del caso de los espías de Madrid. / EL PERIÓDICO

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González ha testificado este martes en el juicio de los espías que se sigue en la sección V de la Audiencia Provincial de Madrid, por supuestos seguimientos a políticos. Y, según su testimonio, el tribunal no está juzgando nada real, pues no hubo espionaje alguno. "Yo sí fui espiado en 2008 y lo denuncié -ha dicho al tribunal-. Es el único espionaje que yo he conocido en la Comunidad de Madrid".

Se refería a los seguimientos de los que fue objeto, con toma de fotos incluida, durante sus viajes a Colombia en el marco de los negocios que intentaba llevar a cabo con el Canal de Isabel II. González ha negado que tuviera conocimiento de operación alguna de obtención de información sobre políticos rivales de Esperanza Aguirre en el seno del PP madrileño, concretamente Cristina Cifuentes y los denunciantes Alfredo Prada, exvicepresidente de la Comunidad de Madrid, y Manuel Cobo, exvicealcalde madrileño bajo el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón.

Ni Prada ni Cobo le dijeron nada a González de "ningún tipo de actuación irregular", ni que estuvieran siendo seguidos en 2008, ni tampoco cuando lo denunciaron, en 2009, según ha declarado el que fuera mano derecha de Esperanza Aguirre durante 20 años.

González ha negado que conociera a los guardias civiles acusados José Oreja y Antonio Coronado. Ambos, en una jornada anterior del juicio, apuntaron al expresidente como el instigador de los seguimientos , señalando ante el tribunal que el entonces director general de Seguridad de la Comunidad de Madrid, Sergio Gamón, les ordenó realizar el espionaje ilegal "por especial interés de González". "Ni conocía ni ordené jamás nada. Yo no tenía competencias en Interior", ha dicho el exvicepresidente.

Relajado

Ignacio González ha tirado de su ya aquilatada experiencia sentándose ante jueces para mantener durante toda su comparecencia -breve, de menos de media hora- una actitud relajada, una media sonrisa en ocasiones retadora, en ocasiones displicente. Venía como testigo a un juicio que ya no juzga el hecho mismo del espionaje, sino la posible malversación: si se utilizaron o no medios de propiedad pública en los seguimientos.

González ha aparecido en la triple escalera de la Audiencia Provincial de Madrid -uno de los más largos paseíllos de los juzgados madrileños-, después de no comparecer este lunes por un error en su citación de la Audiencia, una confusión que llevó a la presidenta del Tribunal, la magistrada Paz Redondo, a advertir de que iba a mandar un oficio a la Policía para buscarlo si no aparecía. Hoy, la jueza ha comenzado la sesión pidiéndole disculpas.

Ignacio González, como hizo ayer su exjefa Esperanza Aguirre, ha repetido el argumentario que desplegó en la comisión de investigación que reunió la Asamblea de Madrid para este caso. Ante esa comisión, el exdirigente madrileño afirmó que las supuestas vigilancias eran "absolutamente falsas", retando al exvicealcalde de Madrid Manuel Cobo a presentar pruebas contra su persona.