Ir a contenido

material venenoso

Metro de Madrid detecta pintura contaminada con amianto en el interior de algunos de sus vagones

Las fotos de una circular muestran que la pintura tóxica también ha sido detectada en zonas que albergan a viajeros

El Periódico

Uno de los puntos de los trenes que una circular interna de Metro de Madrid señala como lugar de detección de pintura bituminosa fabricada con amianto.

Uno de los puntos de los trenes que una circular interna de Metro de Madrid señala como lugar de detección de pintura bituminosa fabricada con amianto. / M.M.

Los técnicos de Metro de Madrid han detectado una nueva fuente de contaminación por amianto en sus vagones de las series 2000 y VAI y la empresa de transporte ha decidido suspender los trabajos de mantenimiento de los trenes que llevan esos elementos, para no exponer a más trabajadores al mineral tóxico, según una circular interna a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. 

El material venenoso detectado está en la pintura de algunas de las partes de chapa de esas unidades, en las que ya fueron detectadas piezas con amianto en las cajas de fusibles o 'apagachispas', como en su día informó este diario. 

Las fotos de la circular muestran que la pintura tóxica (o MCA, Material Con Amianto) también ha sido detectada en el interior de los vagones, en zonas que albergan a viajeros.

La circular, entregada al servicio de mantenimiento en la tarde de este lunes, advierte que, si bien nueva no presenta peligro, la pintura MCA se puede desmenuzar ("es friable") cuando se degrada y se rasca o golpea. 

El principal peligro que presenta el amianto es la inhalación de las microfibras en que se desmenuza, potentes agentes causantes de un temido cáncer de pleura, el mesotelioma, que contraen las personas expuestas.

Tras la difusión del contenido de la circular, Metro ha anunciado que ha sustituido ocho trenes que circulaban por la línea 5 en los que se ha detectado amianto en la pintura que recubre algunos elementos, informa Europa Press, agencia a la que un portavoz de Metro asegura que el hecho de que en esa pintura hubiera un "pequeño porcentaje" de amianto no ha supuesto ningún riesgo para trabajadores ni viajeros, ya que además de no tener acceso a los elementos que recubría dicha pintura, el estado de la misma era no friable, es decir, que no emitía fibras.