Ir a contenido

Antes del 2021

Los hogares tendrán que instalar repartidores de costes de calefacción

La medida prevé un ahorro de 200 euros al año para el consumidor, el equivalente a un 30% de la factura energética

El Periódico / Agencias

Sistema de calefacción.

Sistema de calefacción.

Unos 460.000 hogares de la Comunidad de Madrid tendrán que instalar repartidores de costes de calefacción antes de 2021 cuando entre en vigor el decreto para trasponer la Directiva de Eficiencia Energética EED 2012/27/EU, que obligará a contabilizar de manera individual los consumos en edificios residenciales con sistemas de calefacción central y que ya es efectiva en la mayor parte de la Unión Europea, ha informado la Comunidad en un comunicado.

De esta forma cada hogar pagará solo por lo que consuma. Se estima un ahorro de unos 92 millones de euros en la factura de calefacción de los hogares de la Comunidad de Madrid.

La instalación de repartidores individuales de costes de calefacción supondrá un ahorro de unos 200 euros al año para el consumidor, lo que equivale a un 30% de la factura energética del hogar.

Esta medida afectará a, al menos, 1,7 millones de viviendas en España, de las que el 27% se encuentran en la Comunidad de Madrid. Al mismo tiempo, evitará el despilfarro energético y la emisión a la atmósfera de dos millones de toneladas de CO2 al año.

El Gobierno publicó en abril el proyecto del Real Decreto para trasponer la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética, por lo que su aprobación se prevé inminente.

Contadores individuales

El decreto fijará la obligatoriedad de instalar -antes de 2021- contadores individuales o repartidores de costes en los sistemas de calefacción y refrigeración "siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable", de manera que el cliente final pueda conocer y optimizar su consumo real de energía.

Se establecen excepciones para determinadas tecnologías por inviabilidad técnica y para zonas de climatología más suave donde no se cumple el criterio de rentabilidad económica. En el caso de la Comunidad, al encontrarse en zona climática D, la mayoría de las viviendas tendrán que tener estos dispositivos antes de agosto de 2020.

Además, siguiendo con los criterios de eficiencia energética, será obligatorio que los contadores individuales o repartidores de costes dispongan de un servicio de lectura remoto y que el consumidor tenga fácil acceso a sus datos de consumo.

La empresa instaladora deberá incluir en su presupuesto el periodo estimado de amortización de la inversión y tendrá que ofrecer la opción del pago aplazado.

0 Comentarios
cargando