Ir a contenido

OBRAS DE MEJORA

Madrid desembalsará el Manzanares para mejorar Calle 30

El Consistorio ha propuesto al equipo de remo trasladarse al lago de la Casa de Campo

El Periódico / Agencias

La concejala de Ahora Madrid, Inés Sabanés, en una foto de archivo.

La concejala de Ahora Madrid, Inés Sabanés, en una foto de archivo. / Ayuntamiento de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid desembalsará la próxima semana el río Manzanares en su apuesta por la renaturalización y ofrece a la escuela de remo trasladar su actividad al lago de la Casa de Campo cuando finalicen las obras que se están llevando a cabo allí.

Según han detallado fuentes del Consistorio, se ha decidido realizar esta acción durante el verano, meses en los que no funcionan las actividades municipales, con el objetivo de mejorar el funcionamiento de Calle 30, que sufre filtraciones desde que se embalsó. Y es que, tras estudiarse la situación se ha recomendado el desembalsado hasta que lleven a cabo las actuaciones de mejora de las instalaciones que se están proyectando.

El Ayuntamiento, indican las mismas fuentes, apuesta por la renaturalización en todos los tramos y porque el agua corra en todo el río, manteniendo los beneficios ambientales que ha supuesto.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, comparecerá en comisión y en Pleno para pedir la ratificación de esta apuesta, al ser de interés general para la ciudad.

Solución al remo

En cuanto a la actividad de la escuela municipal de remo, que deberá cesar en la zona, cuestión criticada por los grupos de la oposición en el Consistorio, se les ha propuesto trasladarse al lago de la Casa de Campo cuando finalicen las obras, en noviembre. Además, la Federación de Remo ya cuenta con otra escuela en el lago, cuyo funcionamiento se podría ampliar.

Para los adultos, el Ayuntamiento sigue ofreciendo su colaboración para trabajar junto al Canal y que Valmayor pueda volver a ser utilizado para el remo, siendo una instalación más adecuada en cuestión de espacio que el río Manzanares.

Todas las láminas de agua de la ciudad están ya siendo utilizadas por federaciones de deportes acuáticos, entre ellas la de remo, pero el río Manzanares encierra un potencial para la biodiversidad que hay que proteger, buscando otras alternativas.