Ir a contenido

JUICIO EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Los 4 juzgados por captar mujeres para el Estado Islámico se declaran inocentes

Uno de los procesados declara en la vista que entró en uno de los grupos de whatsapp investigados "solo para ligar"

El Periódico / Agencias

Entrada en la Audiencia Nacional de una mujer detenida por supuestos vínculos con el terrorismo yihadista.

Entrada en la Audiencia Nacional de una mujer detenida por supuestos vínculos con el terrorismo yihadista. / J. J. GUILLÉN (EFE)

Los cuatro acusados (dos hombres y dos mujeres) juzgados en la Audiencia Nacional por urdir una red de captación de mujeres para el Estado Islámico han asegurado que ellos no son terroristas. Los procesados se enfrentan a una petición del fiscal de 10 años de prisión por pertenener a Daesh.

Sanae Boughroum, acusada de liderar esta red, ha explicado que contactó con simpatizantes de la Yihad a través de dos conocidos de Marruecos y que cuando decidió dejar el grupo recibió amenazas, por lo que realmente se siente "víctima del terrorismo", según ha dicho entre lágrimas.

También han negado cualquier vinculación con la captación de mujeres los otros tres acusados. Uno de ellos, Saif Eddine, que no ha querido declarar, ha precisado que entró en los grupos de Whatsapp investigados "solo para ligar".

Comentarios irreflexivos

Respecto a los comentarios favorables a Daesh que publicó en sus perfiles de Facebook o en grupos de Whatsapp, Sanae ha respondido que pudiera ser que hubiera dicho esas cosas en ese momento "sin pensarlo", pero ha insistido en que ella no tenía nada que ver con esos mensajes.

Según su versión, entró en ese mundo de la mano de Medhi El Fargali, 'El Barbas', detenido en Marruecos, y de Achraf Jouied, Abu Anas, "activista informativo" del Daesh, de origen marroquí y establecido en Siria.

Ha criticado también el distinto trato que ha tenido la otra mujer acusada, Laila Haira, con la que habló en una conversación de cinturones explosivos. Sanae dijo al respecto, según el fiscal, que "lo importante es que haga volar mucho, que tenga un golpe contundente". "Eso yo no lo recuerdo, hay cosas que están mal traducidas, yo no recuerdo haber dicho esto así", ha tratado de justificarse.

Los dos hombres acusados se relacionaban con estas dos mujeres a través de las redes. Saif Eddine Haik Anniba, residente en Badalona (Barcelona), lo hacía con Laila y el otro, Fabio Miguel Medeiros, Abderrahman, un portugués convertido al Islam y residente en Francia, tenía previsto casarse con Sanae y para ello viajó el 4 de octubre de 2015 a España, donde fue detenido. Al ser preguntada por su relación con Fabio, Sanae ha dicho que finalmente se casaron y tienen dos hijos.

Interés religioso

Laila por su parte ha relatado que conoció a los acusados en un grupo de whatsapp cuando ella tenía 18 años y al que llegó por tener gran interés en su religión. "En ningún momento llegué a enviar vídeos relacionados con el terrorismo. Una vez se habló y dije que por favor no se hablara en mi grupo sobre el terrorismo, que era un grupo de religión".

Fabio Miguel por su parte también se ha defendido con un "no soy un terrorista" y ha explicado que muchos de los contenidos a los que tuvo acceso no comprendía lo que decían porque no sabía árabe, lengua que ha dicho está aprendiendo ahora "en la cárcel".