Ir a contenido

sorteo extraordinario

Aya, la niña de los "mil euros", canta el Gordo de la Lotería de Navidad 2018

Se hizo famosa en 2017 por cómo cantaba las pedreas

Lo va a celebrar el premio "yendo al Burger King"

El Periódico / Agencias

Aya y Carla.

Aya y Carla.

Aya Ben Hamdouch, la niña de San Ildefonso que el pasado año casi consiguió eclipsar al Gordo con sus pedreas de "miiiil euros", ha vuelto este sábado al Teatro Real entre los aplausos del público y ha cantado el Gordo del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad 2018 con el número 3.347.  

► Comprobar décimo premiado de Lotería de Navidad

La voz revelación de diciembre de 2017, que llegó incluso a ser 'trending topic' en Twitter, ha salido al escenario del Real pasadas las 12:30 horas, en la octava tabla, y ha sido heralda de suerte. Le han acompañado Carla García Villanueva cantando el número, y Santo Daniel de León Santa y Yenifer Beltre Figuereo con las extracciones.

Rumbo al Burger King

Tras cantar el premio más importante, esta niña de diez años ha afirmado que está muy feliz y alegre y que no se lo esperaba. Además, ha señalado que lo va a celebrar el premio "yendo al Burger King". Esta pequeña de origen marroquí ha comentado que son cuatro hermanos y que una de sus hermanas también ha participado en el sorteo.

Aya forma parte de los 31 niñas y niños seleccionados este año en la residencia internado San Ildefonso para este Sorteo Extraordinario de Navidad. Carla, la compañera de Aya, no ha dudado en expresar su deseo: que el premio "le haya tocado a las personas que le van a embargar la casa para que tengan dinero para pagarlo".

Otra de las protagonistas del sorteo ha sido Nerea, que rompió en lágrimas al cantar un premio.

La fama de Aya

Hace un año, Aya alargaba el canto de "mil euros" durante la maniobra y más allá del micrófono, despertando sonrisas cómplices y aplausos entre el público, que la ovacionó como si hubiese cantado 'El Gordo' y la despidió en pie al grito de 'Tú sí que vales'. 

En declaraciones a Europa Press, Aya reconocía al salir del sorteo que se había puesto más nerviosa al escuchar el murmullo y los aplausos del público, aunque al terminar su intervención no era del todo consciente de que su "miiiiil eeeeuuuuroooos" se había convertido ya en un fenómeno dentro y fuera de la sala, según explicó su profesora, Charo Rodríguez, tras reunirse con ella entre bastidores.