30 sep 2020

Ir a contenido

LLEGA LA LOTERÍA DE NAVIDAD

El anuncio del Gordo se suma a la magia de la animación

Un vigilante es el protagonista de una bonita historia de compañerismo

MANUEL VILASERÓ / MADRID

Anuncio Lotería de Navidad 2015.

Ni famosos cantando ni el calvo vendiendo ilusión. El anuncio de la Lotería de Navidad ha apostado este año por una bonita historia humana contada con el lenguaje mágico de la animación. El mensaje, «el mayor premio es compartir», y la línea argumental son idénticos al espot del año pasado. Ensalzan la generosidad de los que tienen un boleto premiado y se lo ofrecen a un compañero que se olvidó de comprarlo, aunque esta vez huye del patetismo y la tristeza que transmitía el protagonista del anuncio del bar de Antonio, que tan polémico lo hicieron.

El protagonista es un vigilante de seguridad que trabaja por las noches en una fábrica de maniquís.  El despertador de Justino suena todos los días a las 22.00 horas. Coge el autobús y acude al trabajo en una fábrica de maniquís. No ve a sus compañeros y trabaja en soledad. Pero Justino no está solo. Los maniquís son los compañeros que le faltan y su medio de comunicación con los trabajadores de día.

MENSAJES EMOTIVOS

Justino va dejando mensajes emotivos por medio de los maniquís hasta que se acerca la Navidad. Todos compran boletos de Lotería pero él está enfrascado en la preparación del cumpleaños de una compañera o en preparar un gran árbol de Navidad con la ayuda de sus compañeros inanimados. Sin que él espere nada, la noche del 22 de diciembre sus colegas aguardan su llegada con las luces apagadas y cuando abre la puerta le recibe un maniquí con un décimo en la mano.

«Es una historia preciosa que refleja el valor humano de compartir, incluso cuando estamos solos», argumentó la presidenta de Loterías y Apuestas del Estado, Inmaculada García Martínez, durante la presentación este lunes del anuncio.

Los autores de la campaña son los mismos del año pasado, el  despacho de Leo Burnett. «Quisimos buscar una historia que fuera muy especial, y la clave para eso es tener un buen personaje. En narrativo es muy importante que los personajes tengan un anhelo, y por eso buscamos a un personaje que por alguna razón no pudiera compartir con los demás. La gente empatizará totalmente con Justino», señaló Juan García-Escudero, creador del anuncio.

No es de extrañar que Loterías haya apostado por la misma agencia. El año pasado fue el primero en el que crecieron las ventas, concretamente el 4,64%, frente a varios años consecutivos de caídas. La previsión es que este año vuelvan a crecer gracias a la reactivación económica

La emisión es idéntica a las del año pasado. Consta de 160 series de 100.000 billetes cada una (160 millones de décimos a 20 euros) por valor de 3.200 millones de euros, distribuidos en 10.400 puntos de venta. A un décimo premiado con el Gordo le corresponden 400.000 euros.

HACIENDA TAMBIÉN GANA

También como en años anteriores, solo el 70% se destina a premios, el resto se lo quedan Hacienda y Loterías para financiar la gestión del sorteo. El Tesoro se queda además con el 20% del importe de los premios a partir de los 6.000 euros.