29 mar 2020

Ir a contenido

    España pierde con honor

    Los hombres de Scariolo firman una memorable final y aguantan hasta el último cuarto ante EEUU (107-100)

    LUIS MENDIOLA / Londres

    España se ha colgado la plata después de un memorable partido ante EEUU (107-100). Como ocurrió en Pekín, los norteamericanos se han terminado imponiendo pero, como hace cuatro años, Pau Gasol, Navarro y compañía han vuelto a tener contra las cuerdas a los mejores del mundo. Los hombres de Sergio Scariolo han entrado en el último cuarto a un solo punto de las estrellas de la NBA (83-82).

    Se cuestionó mucho la controvertida derrota ante Brasil (que les permitía evitar a EEUU hasta la final), pero la de esta final ha sido una derrota con mucho honor, porque España en ningún momento le ha perdido la cara a los campeones olímpicos.

    INICIO ESTELAR DE NAVARRO

    Un extraordinario Navarro ha guiado a su bloque en el inicio. El escolta azulgrana, que ha anotado 14 de sus 21 puntos en el primer cuarto, se ha sobrepuesto a la fascitis plantar que le ha martirizado todo el campeonato y ha ejercido de líder haciendo creer a sus compañeros que la gesta era posible. Ni la cuarta falta de Marc Gasol a los 14 minutos de juego ha frenado al bloque español.

    Dos canastas de Pau Gasol (que ha terminado con 24 puntos) han dado tres puntos de ventaja 67-64 en la segunda mitad. El ala-pívot de los Lakers se ha echado el equipo y ha encadenado siete puntos para mantener vivo el sueño. Después de haber encajado casi 60 puntos en la primera mitad, la defensa ha empezado a carburar. Sin Marc Gasol pero con un Ibaka soberbio, la distancia se mantenía en un solo punto al final del tercer cuarto 83-83.

    En el tramo final Kevin Durant, máximo anotador del choque (30 puntos) y el mejor jugador del torneo, y Lebron, más gris de lo habitual pero que ha enlazado cinco puntos decisivo, han sentenciado. A falta de 37 segundos, Scariolo ha hecho salir a Claver, San Emeterio y Sada, los tres jugadores menos utilizado, para que se sintieran partícipes de una jornada histórica.