La final de la NBA

Al Horford, el factor sorpresa de Boston

  • El pívot dominicano celebró su 36 cumpleaños con 26 puntos y un letal 6 de 8 en triples y lideró el triunfo de los Celtics en la pista de los Warriors en el estreno de la final

 

Al Horford controla el balón en el estreno de la final en presencia de Draymond Green

Al Horford controla el balón en el estreno de la final en presencia de Draymond Green / Darren Yamashita / USAToday Sports

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

 

Quince temporadas han tenido que pasar para que Al Horford (Puerto Plata, 3 de junio de 1986) llegara a una final de la NBA. Pero su aparición, después de tan larga espera, no pudo resultar más impactante. El pívot dominicano, que este jueves cumplió 36 años, se regaló una actuación prodigiosa (26 puntos, con 6 de 8 en triples), 6 rebotes, 3 asistencias y un robo, que ayudó a su equipo, los Boston Celtics, a asaltar la cancha de Golden State Warriors en el arranque de la final (108-120).

 

“He esperado mucho este momento. Estoy agradecido por tener esta oportunidad, e ilusionado y encantado por compartir esto con el grupo”, señaló el pívot de los Celtics, que ha acumulado 141 partidos de ‘playoff’ en su carrera antes de encontrarse en la pelea por el anillo.

La mejor versión de Horford apareció en el el último cuarto con los Celtics detrás 101-97 a 6.34 del final. Once puntos suyos en el tramo final ayudaron en la sensacional remontada que Boston cerró con un rotundo 40-16, una diferencia de +24, la mayor de un cuarto en la historia de las finales de la NBA. Al comienzo del último periodo, los Celtics perdían por 12 y acabaron con un margen de 12 a favor. “Así fuimos durante todo el año, trabajadores duros, un grupo muy resiliente”, señaló el técnico debutante de Boston, Ime Udoka.

 

Los Warriors, que contaron con 34 puntos de Curry y 20 de Wiggins, tenían puesto el radar en Jayson Tatum, que decepcionó en anotación con 12 puntos (3 de 17 en tiros), pero que se dedicó a generar juego con sus 13 asistencias. En Jaylen Brown, autor de 24 puntos, fundamental para sostener al equipo en los momentos complicados junto a Smart (18 puntos) y Derrick White (21, con cinco triples). Pero pocos esperaban el impacto de Horford, que logró su segunda mejor anotación en ‘playoff’ y acabó con seis triples de ocho intentos, algo que no había hecho nunca en toda su carrera.

"Nadie se merece más que él estar aquí, como cómo se cuida por su profesionalidad, sigue encadenando grandes partidos,” le reconoció su compañero Marcus Smart.

 Segunda etapa en Boston

 "Hemos venido a jugar, intentamos buscar buenas oportunidades. Mis compañeros me han encontrado hoy y así han llegado los puntos", explicó Horford, que hizo evidente su experiencia, al asegurar que aún no han logrado nada. “Ganar sienta bien, pero tenemos que seguir porque el domingo tenemos el segundo partido”.

Noticias relacionadas

 Hijo de Tito Horford, un exjugador de Milwaukee Bucks y casado desde el 2011 con Amelia Vega, Miss Universo del 2003, con la que tiene cuatro hijos, la carrera de Al Horford había destacado desde su paso por la universidad con los Gators de Florida con la que ganó dos títulos de la NCAA, antes de dar el salto a la NBA, en la que ha sido All Star y All NBA. En su paso por Atlanta (que lo escogió en el puesto 3 del ‘draft’ del 2007) donde estuvo nueve años, después por Boston, Philadelphia y Oklahoma, no había alcanzado nunca a las finales. La oportunidad le llegó, casi sin esperarlo, cuando los Celtics (para los que había jugado entre el 2016 y el 2019) lo recuperaron este verano.

“Cuando me avisaron que regresaría a Boston estaba en el coche, después de visitar a mi madre en Atlanta y empecé a gritar”, admitía hace unos días. “Cuando se cerró mi fichaje, vi el potencial de este grupo, vi que ya había jugado con muchos de estos chicos, y sabía que podíamos tener una oportunidad de triunfar”.