Los 'play-offs' de la NBA

Curry y Thompson tumban a los Grizzlies y llevan a los Warriors a la final del Oeste

Tatum frustra a un Antetokounmpo y fuerza el desempate entre Celtics y Bucks

Curry saca músculo tras sellar la clasificación de los Warriors a la final del Oeste

Curry saca músculo tras sellar la clasificación de los Warriors a la final del Oeste / Ezra Shaw / AFP

3
Se lee en minutos

Golden State Warriors-Memphis Grizzlies, 110-96 (4-2)

Los Golden State Warriors están de vuelta. Tras dos años sin jugar los playoffs, el equipo de Stephen Curry y Klay Thompson pisó el acelerador en el último cuarto para derrotar este viernes a los Memphis Grizzlies (110-96) y meterse en la final de la Conferencia Oeste (4-2).

Los vencedores de tres anillos (2015, 2017 y 2018) habían sufrido un calvario de lesiones en los últimos años.

Pero ya con sus tres pilares en la pista (Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green), los Warriors han recuperado ese baloncesto espectacular y arrollador que causó sensación en la NBA.

No lo tuvieron fácil ante unos Grizzlies extenuantes y combativos hasta la última gota de sudor pese a que jugaron por tercer partido seguido sin su estrella, Ja Morant. Al final, un soberbio 32-19 de los Warriors en el último cuarto rindió a estos jóvenes, descarados y admirables Grizzlies.

Klay Thompson, con 30 puntos (8 de 14 en triples) y 8 rebotes, fue el sostén de los Warriors hasta que en desenlace despertó Curry, que metió 12 puntos en el último cuarto y acabó el duelo con 29 puntos y 7 rebotes.

En un partido tan fiero y áspero resultaron asimismo fundamentales Draymond Green (14 puntos, 15 rebotes y 8 asistencias), Andrew Wiggins (10 puntos en el último parcial) y Kevon Looney (22 rebotes, 11 de ellos ofensivos).

Dillon Brooks (30 puntos) y Desmond Bane (25 puntos y 7 rebotes) lideraron a unos Grizzlies que perdieron el encuentro en el rebote (44 por 70 de los Warriors).

Los de San Francisco, todavía sin su entrenador Steve Kerr por coronavirus, se medirán al ganador de la semifinal entre Phoenix Suns y Dallas Mavericks, que se decidirá el domingo en el séptimo partido.

Milwaukee Bucks-Boston Celtics, 95-108 (3-3)

Un monumental Jayson Tatum, con 46 puntos, lideró este viernes a los Boston Celtics en el trascendental triunfo por 108-95 en el campo de los Milwaukee Bucks, pese a los 44 puntos y 20 rebotes del griego Giannis Antetokounmpo, y forzó el séptimo y decisivo partido en las semifinales de la Conferencia Este.

Tatum igualó a Paul Pierce con la segunda mejor actuación de la historia de los Boston Celtics en un partido en el que solo valía ganar para evitar la eliminación y llevó la serie al TD Garden, donde el próximo domingo se decidirá el rival de los Miami Heat en las finales de la Conferencia Este.

El nativo de Saint Louis silenció a los vigentes campeones en el Fiserv Fórum con 46 puntos, once de ellos anotados de forma consecutiva en el cuarto período cuando los Bucks iban camino de remontar un -13, nueve rebotes y cuatro asistencias.

Fue apoyado por los 22 puntos de Jaylen Brown, los 21 de Marcus Smart y por un dominicano Al Horford que capturó diez rebotes y selló cuatro taponazos, clave para contener el ímpetu de los Bucks.

Horford, que había anotado treinta puntos en esta misma pista en el cuarto partido, solo metió dos puntos este viernes, pero su actuación fue determinante para sostener a los Celtics en la pintura.

Noticias relacionadas

La tremenda actuación de equipo liderada por Tatum frustró una noche estelar de Giannis, quien logró 44 puntos y 20 rebotes, números que en los 'playoffs' no se veían desde 2001, con Shaquille O'Neal como protagonista.

Sin embargo, el griego se quedó sin apoyo de sus compañeros. Metió 44 puntos de forma individual y sus demás compañeros sumaron 51. Demasiado poco para contener el hambre ganador de los Celtics.