31 oct 2020

Ir a contenido

la historia de jeanie buss

Modelo Playboy, traiciones y liderazgo: así es la primera mujer dueña en ganar un anillo de la NBA

Jeanie Buss, propietaria de los Lakers, es una de las mujeres más poderosas en el mundo del deporte en EEUU

En todas sus redes sociales sigue recibiendo comentarios sobre su físico: hay quien la juzga y hay quien la sexualiza

María García San Narciso

Jeanie Buss pronuncia unas palabras después de conquistar el título los Lakers ante Miami Heat.

Jeanie Buss pronuncia unas palabras después de conquistar el título los Lakers ante Miami Heat. / AFP

Más allá de las 4 de la madrugada del 12 de octubre, hora española, Jeanie Buss (Santa Mónica, 59 años) se convirtió en la primera propietaria de un equipo de la NBA en ganar el anillo. Lo hizo con Los Angeles Lakers. 

Su historia en el equipo se remonta a su padre Jerry Buss,  quien compró el club en 1979. Fue el artífice del showtime de los Lakers en los 80, es decir, quien puso a las cheerleaders y a una banda en vivo en la pista del Forum. Tenía a Magic Johnson en la cancha y a Pat Riley como entrenador. "Realmente traté de crear una imagen de los Lakers, una identidad distinta", señaló una vez. "Creo que hemos tenido éxito. Quiero decir, los Lakers son un maldito Hollywood". El equipo ganó 11 títulos bajo su dirección.

Como una telenovela

Tras morir de cáncer en 2013, su hija Jeanie, que entonces era vicepresidenta ejecutiva de operaciones comerciales del equipo, pasó a coger los mandos de la entidad por deseo de su padre.  A partir de ahí empezó un camino que a ratos parecía seguir el guión de una telenovela y a otros el de Juego de Tronos, con ella como Khaleesi, madre de los dragones. Su hermano Jim ocupó el cargo de presidente de operaciones y su otro hermano Johnny el de vicepresidente de desarrollo estratégico. 

 

Los Lakers no ganaban desde el 2010, con el fallecido Kobe Bryant y Pau Gasol en el equipo. En 2017 seguían sin levantar cabeza, así que Jeanie decidió despedir a Jim como vicepresidente de operaciones. Este, junto a su hermano Johny, trataron a su vez de expulsar a Jeanie de la Junta Directiva.

El intento de golpe de sus hermanos no salió bien gracias a la rapidez de ella. Les amenazó con llevarlos a los tribunales por violar la confianza. Ellos se echaron atrás. Así que obligó a Johnny a renunciar como fideicomisario e instaló a la hermana Janie en su lugar. 

Coraje y compasión

El siguiente movimiento fue contratar a personas de su confianza. Uno de ellos era Magic Johnson, al que conocía desde adolescente y que pasó a ser presidente de operaciones de baloncesto para reemplazar a Jim. El otro fue Rob Pelinka, el agente de Kobe Bryant, que reemplazó a Mitch Kupchak como nuevo gerente general del equipo. "Lo que hace es liderar con una combinación realmente rara de coraje y compasión", señalaba sobre ella Pelinka. Otros cuestionaron más esta capacidad de liderazgo.

Jeanie Buss, junto a Phil Jackson, en una imagen del 2016 / Ap

Entre medias rompía su larga relación con el que había sido entrenador de los Lakers, Philip Jackson. Un noviazgo que también había estado en boca de todos por la posición de cada uno en el equipo.

Seguimos en el 2017 y los Lakers se pierden los 'play-offs' por quinto año. Ese verano, Lebron James decide entrar en el equipo tras reunirse con Johnson. Buss y él no se conocían, pero ocho meses después, cuando al fin se juntaron, el jugador le confesó la importancia que para él tenía que su padre hubiera delegado en ella su proyecto más personal. Un mes después, Johnson renunció en una conferencia de prensa improvisada el último día de la temporada. Nadie conocía su plan. Con todo, él y Buss siguen siendo grandes amigos.

"Dueña en la sombra"

Buss volvió a estrechar el círculo y se apoyó en su mejor amiga, Linda Rambis. También se le cuestionó por esto. "Creo que hay personas que podrían sentirse incómodas con las mujeres en posiciones de poder", señaló en otra entrevista. "La llamaban dueña de la sombra. Fue muy degradante y descorazonador. Hiriente. Pero no cambió la misión en absoluto ni la en que íbamos a operar. No me hizo desconfiar en ella. Nada puede traspasar esos 30 años de confianza", aseguraba.

Algunos aún le reprochan que haya posado para la revista 'Playboy'. Lo hizo con 32 años y una madurez suficiente como para hacerlo por gusto, dice ella. Su padre le dijo entonces que sería la primera portada que no se comprase.  Dos décadas después, asegura que sigue teniendo que explicarse. 

Trayectoria admirable

Ahora tiene una fotografía parecida a la famosa portada como perfil de Twitter, donde parece estar desnuda con dos balones de baloncesto cubriendo sus senos. La instantánea se la hizo el fotógrafo de 'Sports Illustrated' en 1998.  En todas sus redes sociales sigue recibiendo comentarios sobre su físico. Hay quien la juzga y hay quien la sexualiza.

De momento ya ha callado algunas bocas con una trayectoria que hace que sea una de las mujeres más poderosas en el mundo del deporte en Estados Unidos. Y la primera mujer dueña en ganar el anillo en 70 años. Va a por el siguiente.