03 dic 2020

Ir a contenido

LOS 'PLAY-OFF' DE LA NBA

Miami Heat vence a los Celtics y jugará su sexta final de la NBA

Con un marcador de 125-113 el equipo de Spoelstra ganó la Conferencia del Este y se medirá con los Lakers en un pulso inédito en busca del cuarto título en su historia

El Periódico

Miami Heat celebra su campeonato de de la Conferencia Este de la NBA.

Miami Heat celebra su campeonato de de la Conferencia Este de la NBA. / USA TODAY Sports

 La gran labor ofensiva del pívot Bam Adebayo, que aportó un 'doble-doble' de 32 puntos, 14 rebotes -mejor marca de la temporada- y cinco asistencias, fue la clave que permitió a los Miami Heat  vencer por 125-113 a los Boston Celtics  en el sexto partido de las finales de la Conferencia Este que ganaron por 4-2 al mejor de siete.

El triunfo aseguró a los Heat la vuelta a las Finales de la NBA por primera vez desde el 2014 cuando las perdieron frente a los Spurs de San Antonio (1-4) y se enfrentarán por el título a Los Angeles Lakerscampeones del Oeste, en un pulso inédito en la historia de la liga.

La final,  la sexta en la historia de los Heat, y las 32ºts de los Lakers, comenzará este próximo miércoles en el mismo escenario de la burbuja de Orlando. Cabe destacar que Miami es el cuarto cabeza de serie más bajo de la historia (5) en ganar una Conferencia y avanzar a la final; Houston en 1995 disputó la final y se impuso a Orlando Magic.

Los jugadores más valiosos

Junto a Adebayo, el alero Jimmy Butler aportó 22 puntos y ocho asistencias que lo dejaron también como jugador clave en la victoria de los Heat, que tuvieron a seis jugadores con números de dos dígitos.

Pero serían los reservas, el novato Tyler Herro, que aportó 19 puntos, y el veterano Andre Iguodala, que llegó a los 15 con una actuación casi perfecta -falló una personal- en todo lo que tiró a canasta, también se convirtieron en factor sorpresa ganador de los Heat.

El equipo de Miami jugó su mejor partido en el apartado ofensivo al conseguir un 56 (45-80) por ciento de acierto en los tiros de campo, el 48% (13-27) de triples, y el 85% (22-26) desde la línea de personal.

Iguodala acabó con 5 de 5 en los tiros de campo, incluidos 4 de 4 triples, y acertó 1 de 2 desde la línea de personal, además de capturar tres rebotes, recuperar dos balones y dar una personal, en 28 minutos que vio acción, siendo el factor sorpresa ganador de los Heat.

Miami marcó el ritmo del partido

El equipo de Miami estuvo siempre al frente del marcador y el ritmo del partido desde el inicio hasta el comienzo del cuarto periodo cuando los Celtics se pusieron por delante en el marcador, pero esta vez no permitieron la remontada ni la reacción final de los Celtics al tomar de nuevo el control de partido con un gran juego defensivo.

El escolta Jaylen Brown anotó 26 puntos y el alero Jayson Tatum obtuvo un 'doble-doble' de 24 y 11 asistencias, el máximo de su carrera, como líderes de los Celtics. Mientras que el escolta Marcus Smart y el base Kemba Walker anotaron 20 puntos cada uno con los Celtics, que perdieron por tercera vez las finales de la Conferencia Este en las últimas cuatro temporadas.

Miami estaba abajo por seis a principios del cuarto antes de recuperar el control. Pero una racha de 6-0 -Herro tuvo los últimos cinco de esos puntos, necesitando solo 31 segundos para hacerlo- permitió a los Heat empatar a 96.

Nunca perdieron el control

Boston tomó la delantera dos veces más, con Adebayo respondiendo en ambas ocasiones, primero con un mate, luego con jugada de tres puntos y 6.16 minutos por jugarse y que le llevó a golpear el suelo en celebración.

La acción de Adebayo fue como la premonición de lo que iba a darse el resto del camino, ya que los Heat nunca volvieron a estar por debajo en el marcador..  Herro tuvo un par de canastas en otra racha de 9-0 que puso a los Heat arriba en el marcador por 10 puntos, Adebayo encontró a Butler para una bandeja y una ventaja parcial de 116-102 que todos en el banco del Heat estaban de pie.

El entrenador de los Heat de Miami, Erik Spoelstra, que seis años después vuelve a liderar al equipo a las finales de la NBA, dijo que la clave del triunfo estuvo en el espíritu competitivo de los jugadores. "No tenemos estrellas, pero si a jugadores que les gusta competir de principio a fin en cada partido y ahí estuvo la clave de los triunfos", destacó Spoelstra, quien también dirigió a los Heat en las finales de la NBA del 2014, la última vez que el equipo de Miami luchó por el título y perdió (4-1) frente a los Spurs de San Antonio.

Spoelstra dijo que ahora es el momento de disfrutar, al menos por una horas del título de campeones de la Conferencia Este, pero que el centro de atención debía estar puesto de nuevo en los que serán sus próximos rivales, los Lakers. "No voy a descubrir a los Lakers y a su estrella Lebron James, a quien dirigí en Miami, pero creo que ambos equipos tendremos en las finales las mismas oportunidades de luchar por el título", comentó.