08 ago 2020

Ir a contenido

EL REGRESO DE UNA COMPETICIÓN ESPECTACULAR

NBA: reinventarse en una burbuja

La liga estadounidense se reanuda en el complejo de Disney en Orlando donde los equipos vivirán aislados y bajo estrictos controles sanitarios

Los jugadores utilizarán el altavoz de la competición para mostrar su activismo social y su apoyo a movimientos como el 'Black lives matter'

Luis Mendiola

Serge Ibaka,  jugador  nacionalizado de los Raptors, vigente campeones, pugna con Harden y Pj. Tucker, de los Rockets

Serge Ibaka,  jugador  nacionalizado de los Raptors, vigente campeones, pugna con Harden y Pj. Tucker, de los Rockets / NBA COM

Después de casi cinco largos meses de suspensión e incertidumbre por la pandemia del coronavirus, la NBA vuelve a ponerse en marcha. Todos los esfuerzos de la mejor Liga del mundo por retomar la competición empezarán a verse recompensados a partir de esta semana en la ‘burbuja’ sanitaria que se ha creado en el complejo de Walt Disney, en Orlando, donde se disputarán, a partir de la madrugada de este viernes, los partidos pendientes de liga regular y también los ‘play-off’ en busca de un campeón, que recoja el testigo de los Raptors de Marc Gasol, Serge Ibaka y Sergio Scariolo.

En el parque de atracciones permanecerán concentrados hasta tres meses algunos de los 22 equipos elegidos (los ochos mejores de cada conferencia y los que estaban a seis partidos o menos del octavo puesto) y los cerca de 322 jugadores que integran sus plantillas, repartidos en tres hoteles del resort, en busca degenerar un espacio libre del virus que ahora mismo golpea especialmente al estado de Florida, una zona con más de 10.000 contagios al día y el escenario más complicado en un país como Estados Unidos que ya ha superado los cuatro millones de infectados.

Tests diarios, controles de temperatura y mascarillas formarán parte del día a día de los deportistas, que lucen anillo y pulseras inteligentes desde el día que se inició la concentración para controlar temperatura corporal, funciones respiratorias y control cardíaco y, de momento, han servido para aislar rápidamente a los dos casos detectados, y para supervisar a jugadores como Ricky Rubio o Russell Westbrook, positivos antes de viajar a Orlando y que se han integrado sin problemas en la ‘burbuja’ .

El complejo deportivo de la ESPN

La NBA deberá reinventarse (‘A whole new game’ es el lema escogido, un juego complemente nuevo) en esa burbuja artificial, que incluye el complejo deportivo de la cadena ESPN, donde se encuentran las tres canchas de juego a la que no podrá acceder el público y mantener a través de la televisión y las redes sociales las expectativas de la mejor liga del mundo. Así podrá salvar parte del negocio que, de otra forma, hubiese quedado fuertemente dañado (se estimaban que las pérdidas podían situarse en torno a los 1.000 millones de  dólares), en caso de no poder cumplir principalmente con los contratos de televisión.

Lebron James y Anthony Davis, la dupla que puede acercar a los Lakers al anillo / AP / rick skuteri

El esfuerzo titánico de la competición por salir adelante, que algunos cifran en una inversión de 150 millones de dólares, ha intentado cubrir todos los ángulos de una situación sin precedentes para proteger a los jugadores, después de tomar buena nota de lo que ha sucedido tanto en la reanudación de la Premier, de la Bundesliga como de la Liga ACB. Pero a nadie escapa que cada día de aquí al 13 de octubre (cuando está programado el último partido en caso de una final a siete partidos) se convertirá en un desafío para los responsables de la NBA.

"Todo está pensando para llegar al final, pero la seguridad de los jugadores y de todos es lo principal. Si hay algún caso, pero es contenible, seguiremos adelante. Si las cosas cambian mucho y vemos que hay muchos afectados, pues entonces tendremos que pensar en cancelar. Hemos trabajado en muchos escenarios para tenerlo todo previsto, pero si algo hemos aprendido de la pandemia, es que siempre hay imprevistos", reconoce Jesús Bueno, vicepresidente ejecutivo de la NBA.

Protestas antirracistas

Aún habrá un componente adicional que hará especial el desenlace de la temporada 2019-20: la implicación de la propia Liga y de los jugadores en los movimientos sociales que sacuden todo el país tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía el pasado mayo en Minneápolis. "La liga y los jugadores están en una posición única para tener un impacto directo en combatir el racismo sistémico, y estamos comprometidos a acciones colectivas para construir una sociedad igualitaria y justa", señaló el Comisionado Adam Silver.

Ricky Rubio, uno de los jugadores que ha declarado su positivo, en una imagen de la temporada / NBA getty

La NBA ya ha anunciado que no sancionará la decisión de los jugadores que escuchen el himno con la rodilla en tierra, imitando al 'quaterback' Colin Kapernick, convertido en un referente de la lucha racial . Es muy posible que equipos enteros sigan esta práctica. El eslogan que ha presidido las protestas ‘Black lives matter’ estará pintado en las tres canchas de juego. La mayoría de los jugadores aprovecharán el altavoz de la competición para mostrar su activismo y lucirán en sus camisetas alguno de esos eslóganes de las manifestaciones antirracistas. Marc Gasol ya ha anunciado que en la suya lucirá la palabra ‘Justice’.

Ocho serán los partidos que disputará cada equipo antes de encarar, a partir de mediados de agosto (el día 17), a los ocho equipos por Conferencia que disputarán los ‘play-off’ con el formato tradicional, de primera ronda, semifinales y finales. El balance de esta reanudación se sumará al de récord de victorias antes de la suspensión para determinar la posición final. Solo habrá una salvedad. En caso de que el octavo y el noveno estén separados por menos de cuatro triunfos, disputarán un ‘play-off’ de clasificación. Al octavo le valdrá con ganar un partido. Y, el noveno, en cambio, necesitará dos victorias para arrebatarle la plaza.