29 feb 2020

Ir a contenido

EL ADIÓS A UN MITO

Kobe y el Barça, pasión en la distancia

El ídolo de los Lakers mantuvo durante años una relación de admiración con el club azulgrana a a través de sus estrellas

Luis Mendiola

Kobe Byrant e Iniesta posan con los trofeos del triplete durante la gira americana del Barça en el 2015

Kobe Byrant e Iniesta posan con los trofeos del triplete durante la gira americana del Barça en el 2015 / WEB FCBARCELONA

La relación entre Kobe Bryant y el FC Barcelona empezó casi de forma casual, en el 2006, en una de las primeras giras futbolistas del Barça por Estados Unidos. Llegó  propiciada por los intereses comerciales a través de la firma Nike, pero acabó convirtiéndose en una sólida relación de admiración de la figura de los Lakers y el club barcelonista a través de sus estrellas de fútbol. De Ronaldinho, de Iniesta, Guardiola, Piqué y, por supuesto, de la estrella planetaria azulgrana, Leo Messi, que unió su nombre al de la ‘Mamba negra’ en un par de campañas publicitarias de la compañía aérea Turkish Airlines.

 Pero esa relación también cimentó a través de su hermanamiento con Pau Gasol en los Lakers, lo que le dio entrada también al mundo del baloncesto y abrió la puerta a Marc Gasol, a Juan Carlos Navarro o a Ricky Rubio, a estrellas que hicieron aún más cercano en Barcelona a uno de los grandes ídolos globales de la historia del deporte.

Por eso mismo, la trágica muerte de Kobe y de su hija Gianna, de 13 años, en un accidente de helicóptero a las afueras de Los Angeles, se ha vivido también como una tragedia propia entre los referentes del barcelonismo, los de actualidad como Messi, Suárez, Piqué, Mirotic Abrines y los del pasado como Iniesta, Puyol, Navarro, Ricky Marc Gasol. El club fijó este lunes en su cuentas de Twitter e Instagram un vídeo en el que se recuerda los momentos compartidos por Kobe y el Barcelona y la buena sintonía entre ambos y la plantilla del baloncesto apostó por su particular homenaje guardando un minuto de silencio antes del entrenamiento.

Puyol, en el 2011, con Kobe, vestido con una camiseta de 'Més que un club' / fc barcelona

“No tengo palabras. Se va un genio como pocos”, fue la reacción de Leo Messi. “Es una noticia terrible. Muy triste”, apuntó Andrés Iniesta, compartiendo unos sentimientos de incredulidad que se extendieron a la mayoría de los deportistas azulgranas. “Fue un día muy triste. Llegué a rezar para que fuera una ‘fake new’. Y esta mañana cuando me levanté, me di cuenta de que no, que todo seguía igual de triste. No termino de creer lo que ha sucedido”, apuntó Juan Carlos Navarro, responsable actual de la cantera azulgrana.

Ronaldinho, el origen

Desde su conexión con Ronaldinho y después con Messi, Kobe Bryant no dejó nunca pasar la oportunidad de hacer evidente la admiración que sentía por el juego de los barcelonistas y no cesó de lanzar inocentes guiños de futuro al Barça. En el 2011, en una de las giras americanas de la entidad barcelonista, insinuó que escucharía una oferta para jugar en el Barça durante el cierre patronal de la NBA, y disputó un partidillo de fútbol ataviado con la camiseta azulgrana junto a Guardiola y Zubizarreta. En la gira que el club azulgrana realizó en el verano del 2015 por Los Angeles, Kobe acudió al entrenamiento azulgrana y posó al lado de Andrés Iniesta y los trofeos del triplete conquistado ese años: Liga, Copa y Champions. En ese encuentro volvió a dejar caer una promesa de futuro. Aseguró que no le importaría acabar su carrera en el Barça al lado de Pau Gasol.

En su etapa en Italia, donde se mudó de niño siguiendo la carrera de su padre, Joe Bryant, un profesional de baloncesto, fue donde despertó su pasión por el fútbol y su admiración por el Milan de Arrigo Sacchi y también por el FC Barcelona. Sus hijas practicaron el fútbol en la escuela y eso recuperó su afición por este deporte y su admiración hacia Messi, dando pie a reportajes y entrevistas en los que se declaraba un fan más del Barça.       

Visita sorpresa

El perfil extrovertido de Kobe Bryant le llevó, por ejemplo, en el 2007, a presentarse en la barrera del Camp Nou para ver el entrenamiento del Barça y saludar a los jugadores azulgranas, entre la estupefacción y la incredulidad de los vigilantes de seguridad del club. Fue en ese mismo viaje cuando Kobe aprovechó su estancia en Barcelona para tentar a Pau Gasol, con quien uniría su destino en febrero del 2008 hacia dos títulos NBA

Los jugadores del Barça de básquet guardan un minuto de silencio por Kobe / VALENTÍ ENRICH

Esa relación propició una gira del baloncesto azulgrana en 2008 a Los Angeles para enfrentarse a los Lakers y un amistoso en el 2010 en el Sant Jordi, con Pau Gasol y Kobe en los campeones de la NBA, que el Barça, vigente campeón europeo, se llevó en la pretemporada por 92-88.

“Cuesta creerlo. Parece mentira que le pueda pasar algo así a una persona que ha significado tanto y ha sido tan especial. Más que un rival lo veía como un ídolo”, se lamentó Claver antes del minuto de silencio. “Es una injusticia que haya muerto y que se agranda con la muerte de su hija”, valoró Ricky Rubio, que recibió de manos de la estrella de los Lakers el título de MVP del pasado mundial de China.