Ir a contenido

LA TEMPORADA DE LA NBA

Los Warriors viven un inicio de pesadilla

"Estamos dando asco", asume Draymond Green tras las duras derrotas ante los Clippers y los Thunder

Luis Mendiola

Stepehn Curry sigue desde el banquillo el tramo final del partido ante los Thunder.

Stepehn Curry sigue desde el banquillo el tramo final del partido ante los Thunder. / ALONZO ADAMS (USATODAY SPORTS)

Caras largas, miradas pérdidas, gestos de decepción. Han bastado un par de dolorosas derrotas para que un estado general de frustración se apodere del vestuario de los Golden State Warriors. El equipo que ha marcado la reciente historia de la NBA, con tres títulos y cinco finales consecutivas, es ahora mismo una sombra de sí mismo hasta el punto de que un analista televisivo como Charles Barkley, muy dado a la desmesura, eso es cierto, se ha atrevido en las últimas horas a aventurar que no entrarán ni en los ‘play-off’.

El estreno de la temporada ya fue duro como Los Angeles Clippers (122-141), un golpe al que se le restó gravedad porque llegó ante el gran favorito de la temporada, cuyas acciones han subido como la espuma por la llegada de Kawhi Leonard. Pero la derrota frente a los Oklahoma City Thunder (120-92), un equipo que ha iniciado un proceso de reconstrucción con la marcha de Russell Westbrook, ha escocido de verdad. Los 47 puntos de diferencia encajados por los Warriors es el peor balance para un equipo que hubiera disputado la final previamente.

"La verdad es que estamos dando asco. En estos momentos no somos tan buenos", soltó Draymond Green, uno de los jugadores más emblemáticos de los Warriors, que siempre se ha caracterizado por no tener pelos en la lengua. “Sabemos que tenemos que corregir cosas, pero perder dos partidos, no va a a hundirnos”, añade Stephen Curry, que admite que las cosas han cambiado mucho para la franquicia, que hace apenas cuatro meses estaba jugándose la final de la NBA con los Toronto Raptors.

Muchas caras nuevas

La cara del equipo es casi irreconocible en estas nueva temporada por las bajas y las lesiones. Tras la final, Kevin Durant decidió fichar por los Brooklyn Nets. Klay Thompson se lesionó los ligamentos de la rodilla y difícilmente volverá antes de que concluya esta campaña. El equipo ha perdido también a otras piezas importantes como Iguodala, Livingston, DeMarcus Cousins, Bogut y lesionados como Looney. En algún momento, ante los Thunder, los Warriors tuvieron en cancha a Jacob Evans, Damion Lee, Jordan Poole, Omari Spellman y Eric Paschall, gente sin nombre y poca experiencia. A cambio, la plantilla cuenta a partir de esta temporada con un ‘all-star’ como D’Angelo Russell, de 23 años, que la pasada temporada promedió 21 puntos y 7 asistencias como base de los Nets, y que frente a los Thunder acabó expulsado.

"Tendremos que acostumbrarnos. Esto va a pasar más veces”, argumenta el técnico Steve Kerr, consciente del complicado momento que se le viene encima.  "Estamos jugando sin pívot y con nueve jugadores. Parecen muchas excusas, pero es la realidad. Hemos cambiado muchos jugadores y perdido a compañeros con muchos años de conocimiento en la liga. Ahora estamos construyendo con estos jóvenes de 23 años o menos y eso lleva su tiempo”.