Ir a contenido

REVÉS PARA LOS LAKERS

DeMarcus Cousins, el gigante roto

El pívot sufre una grave lesión de ligamentos de la rodilla que lo tendrá fuera toda la temporada de la NBA cuando se recuperaba de la rotura del tendón de Aquiles

Luis Mendiola

DeMarcus Cousins, estirado en el suelo, tras sufrir la lesión del tendón de Aquiles en enero del 2018

DeMarcus Cousins, estirado en el suelo, tras sufrir la lesión del tendón de Aquiles en enero del 2018 / GERALD HERBERT (AP)

Son horas de desolación en las oficinas de los Lakers. Pero también, en general, en la familia de la NBA.  Las peores previsiones sobre DeMarcus Cousins se confirmaron en las pruebas médicas a las que se le han sometido en las últimas horas. El jugador de 29 años y 2,11 de estatura sufre una lesión del ligamento anterior cruzado en la rodilla izquierda, que lo dejará, con toda seguridad, fuera durante toda la próxima temporada y esa lesión le llega cuando el pívot aún se recuperaba de otra grave lesión: una rotura del tendón de Aquiles que le hizo perderse la mitad de la pasada.

Jeff Schwart, agente de Cousins, avanzó en declaraciones a la cadena ESPN las pésimas noticias, después de que los médicos del equipo en Los Angeles confirmaran el diagnóstico que le realizaron nada más producirse la lesión en un entrenamiento privado en Las Vegas este pasado jueves. La lesión de ligamentos es la tercera lesión grave en la pierna en el último año y medio del pívot, que llegó este verano a los Lakers, procedente de los Warriors, en su condición de agente libre, por un contrato de 3,5 millones de dólares, con la intención de empujar al equipo californiano en la pelea por el anillo al lado de Lebron James y Anthony Davis. El sueño del anillo se complica un poco más para los angelinos, que soñaban con su vuelta al primer plano.    

Apoyo total

Nada más confirmarse la lesión, a través de toda la NBA el apoyo a Cousins ha sido completo, especialmente por parte de los jugadores de los Warriors, a los que la pasada temporada tuvo de compañeros mientras se recuperaba del tendón de Aquiles y con los que llegó a jugar el la final de la NBA.

“Las lesiones forman parte del juego, pero estamos hablando de un jugador que ha tenido que afrontar dos de las dos lesiones que más temen los jugadores de la NBA, ligamentos y Aquiles”, explicó el técnico de los Warriors, Steve Kerr, que está ahora con la selección de EEUU, preparando el Mundial de China. “Es desolador para él y para los Lakers”.

Cousins, la pasada temporada con la camiseta de los Warriors / Ap / jeff chiu

Su incorporación a los Lakers parecía que era, de nuevo, la puerta para regresar a la élite. Este verano había perdido peso y trabajado a conciencia para disipar las muchas dudas que podían tener los equipos acerca de su salud. La imagen de Cousins en las últimas semanas volvía a recordar a la de sus inicios en los Sacramento Kings o a la del jugador que se unió a Anthony Davis en los New Orleans Pelicans con promedios de 25 puntos y 12 rebotes. Hasta que sufrió el desgarro en el tendón de Aquiles en enero del 2018.

Contrato con los Warriors 

A principios de la pasada temporada, Cousins firmó un año con los Warriors, donde pasó la mayor parte del tiempo rehabilitándose de su lesión de Aquiles antes de jugar 30 partidos de la temporada regular. Pero se lesionó el cuádriceps de la pierna izquierda en la primera ronda de playoffs ante los Clippers. Cuando se pensaba que ya se perdería el resto, volvió a reaparecer en el primer de las finales de la NBA, que los Warriors jugaron contra los Raptors y perdieron por 2-4.

La pérdida de Cousins podría hacer que Anthony Davis se vea obligado a jugar más en la posición de pívot en los Lakers, cuando en su presentación ya dejó claro que su preferencia es jugar en la de ala-pívot, aunque la franquicia californiana ya maneja los nombres de Dwight Howard, Mariçin Gortat o Joakim Noah como alternativas.