Ir a contenido

partido clave

Marc Gasol mira de frente la pelea por el anillo

Toronto puede clasificarse la madrugada del sábado al domingo para la final de la NBA si gana en casa a Milwaukee Bucks

Alejandro García

Marc Gasol y Giannis Antetokounmpo pelean por un balón.

Marc Gasol y Giannis Antetokounmpo pelean por un balón. / AP (The Canadian Press)

Toronto Raptors tiene una cita con la historia, a la vanguardia de una ciudad en efervescencia, en busca del premio de jugar la primera final de la NBA de su historia. El equipo de Marc Gasol jugará por el título ante los Warriors si gana la madrugada del sábado al domingo (2.30 horas) a Milwaukee en casa, en Canadá, en el sexto partido de las finales de la conferencia Este. 

Empezaron mal los Raptors las dos partes del quinto partido, el tercero consecutivo que ganó Toronto, el primero fuera de casa, para remontar las dos derrotas con las que inició la serie. Los Bucks llegaron a disfrutar de una renta de 14 puntos, pero la laboriosidad de Toronto, y un parcial de 10-0 en el último cuarto, decantaron el partido y pusieron muy de cara la serie para los canadienses.

No fue el día de Marc Gasol, poco acertado en el tiro, pero apareció el líder indiscutible de este equipo, un Kawhi Leonard que ha recuperado, con 35 puntos y 7 asistencias, el nivel excelso de la serie ante Filadelfia, que decidió con una canasta para la historia, pese a los problemas físicos que sufre en una rodilla.

Las alternativas del equipo 

El equipo de Nick Nurse ha sabido sobreponerse a las dificultades jugando con maestría con sus piezas, variando su planteamiento ofensivo en base a qué jugadores han estado más acertados en cada momento. 

En las eliminatorias de postemporada han destacado la pareja africana Serge Ibaka y Pascal Siakam, con mucho más que poderío físico en defensa, el mejor Lowry en play off de su carrera, y apareció, al fin, el fondo de armario de una plantilla que se antoja muy escasa, de la mano de Powell y de un excelso Vanvleet, con siete triples en nueve intentos, que ha recuperado su mejor versión en los dos últimos partidos. 

En Milwakee Bucks, el protagonismo de Mirotic se ha ido diluyendo con la evolución de la rotación, en busca de una defensa contra Leonard tan eficiente como la de Toronto ante el griego Giannis Antetokounmpo, el jugador más dominante de la NBA, frustrado ante el cariz que ha tomado la eliminatoria.

En la poltrona esperan los históricos Golden State Warriors, con marcas de la época dorada de los Celtics, en su quinta final consecutiva después de ganar a Portland (4-0, remontando tres partidos) gracias al repunte en su juego, liderados por Stephen Curry, que han experimentado tras la lesión de Durant, una baja clave para los californianos, junto a la del pívot DeMarcus Cousins.