Ir a contenido

HISTORIAS DE LA NBA

James Harden entra en modo MVP

La estrella de los Houston Rockets maravilla con números solo al alcance de leyendas como Jordan y Kobe Bryant

Luis Mendiola

James Harden celebra de forma expresiva una canasta

James Harden celebra de forma expresiva una canasta / TROY TAORMINA (USATODAY SPORTS)

James Harden emergió, en su versión más demoledora, para asaltar con Houston la cancha de los Warriors, vigentes campeones y llevarse, en la madrugada del viernes, un triunfo en la prórroga (134-135) de un partido que quedará ya como uno de los mejores del año.

Por si existían dudas aún del momento arrollador del vigente MVP y seis veces All-Star, Harden anotó dos triples decisivos para forzar la prórroga y la canasta ganadora, otro triple a 2.7 segundos del final, superando la defensa de Green y Klay Thompson. Sus 44 puntos (con récord de 10 triples) , 10 rebotes, 15 asistencias completaron un ‘triple doble’ que deja sin palabras y que sirvió a los Rockets para enjugar 20 puntos en contra. 

La NBA asiste complacida a la explosión de Harden en las últimas semanas, que exige un lugar entre los elegidos. Sus números en los últimos 11 encuentros son apabullantes: más de 40 puntos y 9 asistencias de media.

En esa racha, saldada con 10 victorias y una derrota para los RocketsHarden acumula nueve partidos consecutivos con al menos 35 puntos y 11 con 30. Son números siderales. En los últimos 30 años solo dos leyendas como Michael Jordan y Kobe Bryant han sido capaces de anotar al menos 400 en una racha de 10 partidos.

Despegue de los Rockets

El tsunami generado por el californiano de 29 años han sido el combustible que han propulsado a los Rockets a la cuarta plaza del Oeste, después de un pésimo inicio que los hizo caer al puesto 14 a mediados de diciembre.  El estado de forma espectacular de Harden ha cambiado la dinámica del equipo, curiosamente después de cortar a mediados de noviembre a Carmelo Anthony y coincidiendo también con la lesión de Chris Paul.

La desconcertante imagen de los primeros días dio pie a pronósticos fatalistas sobre los RocketsHarden tuvo que escucharse algunos reproches, especialmente sobre sus nulas opciones de repetir en la pelea por el título de mejor jugador. Encadenando actuaciones increíbles, ‘La Barba’, como se le conoce desde hace tiempo, se ha encargado de cerrar bocas, jugando en modo MVP, con su hipnotizante manejo de balón y su imparable lanzamiento desde el triple con paso atrás.

Detrás de unos números tan luminosos, que justifican con creces la renovación que firmó en el verano del 2017 (4 años, 160 millones de dólares) y también del acuerdo de 200 millones por 13 años con Adidas del 2015, que lo situó al nivel de ídolos como Lebron James o Stephen Curry, hay una capacidad de trabajo descomunal, un hábito que le acompañó desde chico, que pulió al lado de WestbrookDurant e Ibaka en los emergentes Thunder que llegaron a una final de NBA (2011-2012) y le abrieron la puerta después de tres temporadas en sus filas.

Fisios y nutricionistas

Harden es el primero en llegar a los entrenos. El último en irse. Un nutricionista cuida de su alimentación. Su respuesta a los malos resultados iniciales fue más horas en el gimnasio, pesas y musculación, para superar la exigencia física de la Liga. No es casualidad que los cuatro días que pasó en Barcelona este verano por motivos publicitarios acudiera de forma diaria al Olímpic de Badalona para entrenarse junto a sus fisios.

“Al final es el trabajo que pones. Si trabajas, logras resultados”, explica el jugador, relacionado hasta el 2017 con Khloé Kardashian, y desde no hace mucho con una exitosa modelo de Instagram conocida como @Arabmoneyy, aunque su principal referencia femenina sea su madre, Monja Willis.

Exempleada de AT&T, Willis crió como madre soltera a sus tres hijos y ahora tutela los negocios de su hijo y es su apoyo principal.

Falta saber si Harden aguantará este momento dulce hasta abril, cuando empieza la lucha por el anillo. Por ambición no será. “Juego para estar entre los grandes. Tengo un largo camino pero para eso me pongo la camiseta, para ser recordado como uno de los mejores que jugó al baloncesto”.