Ir a contenido

NBA

Lebron James, al conocer que su lesión es menor: "Esquivé una bala"

Los Angeles Lakers, aliviados tras conocer que su estrella no sufre nada grave

Lebron James, con dolor en el aductor en el partido ante Golden State.

Lebron James, con dolor en el aductor en el partido ante Golden State.

La NBA quedó hoy pendiente de un comunicado médico. ¿Cómo estaba la ingle de Lebron James? La estrella de Los Angeles Lakers no se lesiona nunca. El último partido que se perdió data de finales de la temporada 2016-17, por un descanso que le concedió su entrenador antes de los play off. James es ajeno a las lesiones. Pero en el partidazo de su equipo el día de Navidad en la cancha de los Golden State Warriors, la estrella de los Lakers forzó el aductor en una jugada y tuvo que retirarse a mitad del tercer cuarto. Los primeros indicios apuntaban a una ausencia de varios partidos. Ahora parece que quedará en poca cosa. “Esquivé una bala”, proclamó Lebron tras el examen médico. Un gran alivio para los Lakers.

"No he sufrido ningún daño estructural", valoró el mismo James tras el encuentro. "La verdad es que las lesiones no me suelen preocupar. Espero que no sea una cosa larga y pueda volver a la pista tan pronto como sea posible", añadió. Y así fue. Los músculos de Lebron parece que no se resquebrajan. La estrella de Los Angeles Lakers usó un emoji para mostrar su agradecimiento. "¡Gracias) al todopoderoso arriba!. Volveré en nada", escribió James. Señal de que en realidad temió que el daño pudiera ser mayor. Ahora su presencia en competición se evaluará día a día.

Partido en Sacramento

“Obviamente, lo queremos de regreso lo antes posible”, dijo Luke Walton, técnico de los Lakers. “Pero también seremos muy cautelosos cuando lo traigamos de vuelta”. El jugador de 33 años promedia 27.3 puntos, 8.3 rebotes y 7.1 asistencias por partido en su primera temporada con los Lakers, que hoy juegan ante Sacramento. La temporada pasada no se perdió ni un partido con los Cleveland Cavaliers.

Walton dijo haber visto a Lebron de buen humor, se sentía feliz por la victoria que había logrado el equipo y convencido que podría superar la situación sin mayor problema “porque las había vivido mucho más difíciles», destacó el preparador.

Los Lakers se exhibieron ante los Warriors, a los que ganaron por 101-127. La cuarta derrota por más de 20 puntos que sufren en casa los actuales campeones.