Ir a contenido

INICIO DE TEMPORADA ESPECTACULAR

Marc Gasol y los Grizzlies asombran en la NBA

El equipo de Memphis se sitúa líder del Oeste tras ganar a los Spurs con dos acciones decisivas del barcelonés

Luis Mendiola

Marc Gasol, en una acción del partido ante los Spurs en San Antonio

Marc Gasol, en una acción del partido ante los Spurs en San Antonio

Hace solo unos meses el futuro de los Grizzlies pintaba azul oscuro casi negro, como aquel largometraje que rodó Daniel Sánchez Arévalo en el 2006. Nadie en su sano juicio, desde luego, habría apostado por un regreso de los buenos tiempos de la forma en la que acabó una temporada para olvidar, con solo 22 victorias, Mike Conley lesionado casi todoel año, la destitución del técnico David Fizdale a mitad de campaña y Marc Gasol planteándose seriamente su salida de una ciudad en la que ha pasado media vida y que siente tan suya como Barcelona.

Pero ahí están, de nuevo, los Grizzlies como líderes en solitario de la salvaje y competidísima Conferencia Oeste, con 12 victorias y 5 derrotas, después de ganar en la cancha de los San Antonio Spurs (103-104), quinto triunfo consecutivo, con dos acciones decisivas de Marc Gasol en presencia de su hermano Pau en la grada, baja en el equipo tejano desde hace días por unas molestias en el pie.

Tiros libres decisivos

En la penúltima  posesión, Marc forzó la falta personal de Rudy Gay, con solo siete décimas para la conclusión y anotó los tiros libres sin dudar, aislándose del ruido del público del AT&T Center para que fallara. Y en la última acción, taponó la acción de LaMarcus Aldridge para cerrar el triunfo.

Veinte puntos y 10 rebotes adornaron las estadísticas del pívot barcelonés, de 33 años, que ejerce de líder junto a Conley (30 puntos, 9 asistencias) de unos Grizzlies que vuelven a dar zarpazos y a asustar igual que hicieron durante siete temporadas en las que alcanzaron los ‘play-off’ e incluso jugaron una final de Conferencia (2012-13 frente a los Spurs) y una semifinal (2014-15 frente a los Warriors) con un bloque que contaba con Zach RandolphTony Allen y Tayshaun Prince como referentes.

Marc Gasol, que la pasada semana se convertía en el máximo reboteador de la historia de los Grizzlies, superando la marca de su amigo Randolph, se confesaba optimista respecto al futuro en una entrevista con este diario a principios de temporada. Y el tiempo ha acabado dándole la razón, más allá de lo que supone la crisis de los Warriors (han encadenado cuatro derrotas consecutivas), los problemas de identidad de los Rockets, que han desaparecido con la salida de Carmelo Anthony o de la irregularidad de Blazers Nuggets.  

De vuelta a la esencia

Los Grizzlies han vuelto a su esencia clásica: al ‘grit and grind’, que podría traducirse por ‘coraje y trabajo duro’, es decir, una vuelta a la defensa, a la pelea por cada posesión, al control del ritmo, al desgaste físico, remando a contracorriente en una época en la que los equipos corren más que nunca, las transiciones son fulgurantes y se apuesta de forma descarada por el triple en busca de más recompensa. Es el peor equipo en anotación de la Liga (103,1), pero el segundo mejor a nivel defensivo (102,8) a unas décimas de los Celtics.

Con un técnico sin demasiadas pretensiones, como J.B. Bikerstaff, los Grizzlies vuelven a  moverse al compás de un Marc Gasol a gran nivel (17 puntos, 9,6 rebotes y 3,8 asistencias) y del recuperado Mike Conley (20,2 puntos, 6,1 asistencias). La llegada del número 4 del ‘draft’, el ala-pívot Jaren Jackson, un ala-pívot de 19 años de enorme proyección, algunas incororaciones efectivas como Garret Temple y Kyle Anderson (robado de los Spurs) y un relevo sólido en el base como Shelvin Mack  han revitalizado la imagen de los Grizzlies, a los que se intuye de nuevo hechuras de ‘play-off’.