Ir a contenido

HISTORIAS DE LA NBA

El 'superhéroe' Derrick Rose

El base de los Timberwolves renace y luce su mejor versión, con 50 puntos ante los Jazz, ocho años después de su MVP

Luis Mendiola

Taj Gibson felicita a Derrick Rose durante el partido contra los Utah Jazz

Taj Gibson felicita a Derrick Rose durante el partido contra los Utah Jazz / JIM MONE (AP)

Si hubiera que hacer una secuela deportiva del oscarizado largometraje ‘El Renacido’, de Alejandro González Iñárritu, y protagonizado por Leonardo Di Caprio, la carrera de Derrick Rose cumpliría con todos los parámetros exigidos para impulsar el guion.

El base nacido en Chicago irrumpió en el firmamento de la NBA de forma deslumbrante. Se convirtió (aún lo es) en el jugador más joven en la historia en lograr el título de MVP, en su tercer año: la temporada 2010-11. Tenía 22 años y cinco meses. Y sus números entonces (25 puntos, 7,7 asistencias y 4,1 rebotes), con los que llevó a los Bulls a un balance de 62 victorias y a la final del Este, parecían una pasarela hacia el paraíso. Las lesiones, sin embargo, hicieron saltar por los aires los sueños de aquel joven base de 1,91, pulido en la Universidad de Memphis.

 Una rotura de ligamentos cruzados en el 2012 y dos lesiones de menisco que le hicieron pasar por el quirófano (2013 y 2015) lo abocaron a un infierno personal de médicos, fisios y salas de recuperación y lo alejaron de las pistas.  Rose inició una peregrinación  por distintas franquicias en las que su halo de estrella fue difuminándose. De los Bulls, donde estuvo siete temporadas en total, a los Knicks (2016), donde intentó reconducir su carrera. Una nueva tentativa en los Cavaliers de Lebron (2017) que no fructificó y que lo llevó a encontrarse sin equipo a mitad de curso.

Más cerca del retiro que de reemprender, de nuevo, su carrera, salió al rescate Tom Thibodeau, el técnico que tuteló sus primeros pasos en Chicago, para incorporarlo el pasado marzo a los Timberwolves. Allí, con 30 años, Rose intentaba recuperar sensaciones, hasta que llegó este jueves el partido ante los Jazz de Ricky Rubio y las lágrimas de felicidad por una actuación con la que recordó al Rosen primigenio.

"Lo significa todo"

En ausencia del base titular Jeff Teague y de la estrella del equipo, Jimmy Butler, que flirtea con su salida, Rose se mostró imparable y anotó 50 puntos en 41 minutos (su mejor marca), con 19 de 31 tiros de campo (4 de 7 en triples), seis asistencias, cuatro rebotes y un tapón final que impidió la prórroga y cerró el triunfo por 128-125.

Tanto el vestuario de los Timberwolves como el público en el Target Center de Minneapolis estallaron de júbilo con la exhibición de Rose, que acabó entrevistado, en el centro de la pista, para explicar sus sensaciones a a través de la megafonía. “Esta actuación para mí lo significa todo. Me he partido el culo trabajando para estar aquí”, consiguió soltar Rose, visiblemente emocionado, mientras las felicitaciones de sus compañeros de profesión empezaban a correr por las redes.

“Cuando se habla de perserverancia, él es la verdadera definición de ella”, le reconoció  Lebron James ante las cámaras. “Incluso cuando un superhéroe es derribado, sigue siendo un superhéroe al final del día. Y Derrick Rose ha mostrado que él sigue siendo uno”.