Ir a contenido

ÍDOLO GLOBAL

El adiós de 'Manudona'

Ginóbili deja una exitosa carrera con los Spurs en la NBA y un legado único en su retirada a los 41 años

Luis Mendiola

Ginóbili deja la pista el pasado abril durante los play-offs ante los Warriors / RONALD CORTES (AFP)

Ginóbili deja la pista el pasado abril durante los play-offs ante los Warriors
Duncan, Ginóbili y Parker enseñan el anillo de campeón de la NBA de 2014
Ginóbili, con el oro olímpico colgado del cuello, tras la final de Atenas-2004

/

En “Manu, el cielo en las manos”, una biografía ampliada y reactualizada de próxima aparición se puede seguir el rastro de Emanuel David Ginóbili (Bahía Blanca, 41 años), el flaco narigudo que fue cubriendo etapa tras etapa hasta alcanzar la excelencia en la NBA con los San Antonio Spurs. Cuatro anillos de campeón con el equipo tejano (2003, 2005, 2007, 2014), formando un trío de leyenda junto a Toni Parker y Tim Duncan, el que más triunfos suma en la historia de la Liga (575 en temporada regular, 126 en ‘play-offs’), un oro olímpico con su selección, Argentina, en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004 y un bronce en Pekín-2008, así como una Euroliga con la Kinder Bolonia (2001) pueden dar una impresión aproximada de su perfil como campeón. Pero a través de esas páginas puede entenderse, antes que nada, el enorme legado de compromiso y superación que dejará Ginóbili después de anunciar que, después de 23 años como profesional, lo deja.

Ginóbili escribió su epitafio a través de su cuenta de Twitter. “Con una gran mezcla de emociones, les cuento que decidí retirarme del básquet. Fue un viaje fabuloso que superó cualquier tipo de sueño”. Y en su columna en el diario ‘La Nación’ se extendió este martes en las razones que le han llevado a echar un pie a tierra. "Cuando volví a agarrar la pelota ya no me pasaba lo mismo de siempre. Me había dejado abierta la puerta por las dudas, pero estoy convencido y feliz por la decisión que tomé”.

 Ya desde el cierre de la pasada temporada, cuando los Warriors despidieron a los Spurs en la primera ronda de los ‘play-offs (4-1), Ginóbili parecía decidido a dar el paso. “Continúa jugando ¿ por qué no? Si amas esto, sigue", le susurró al oído Steve Kerr, el técnico de Golden State tras aquella eliminatoria, intentando hacerle cambiar de opinión.

Pero durante sus vacaciones de verano había mantenido varias conversaciones con su entrenador Gregg Popovich (“está más fuera que dentro”, admitió Pops) y su vuelta a los entrenamientos en este inicio de la pretemporada, reconoce ahora, que acabaron de convencerle. “Regresé y me puse a hacer pesas, agarré la pelota, miré a los más jóvenes entrenarse y romperse el lomo para estar bien para la pretemporada y a mí, sin embargo, todavía me dolían los últimos dos golpes de la temporada anterior. De a poquito me fui convenciendo de la decisión a tomar".

Héroe popular

Pocos deportistas alcanzarán el estatus de Ginóbili, héroe popular en Argentina, hasta el punto de hacerse, con todo merecimiento, con el sobrenombre de ‘Manudona’, elogio inmejorable en un país entregado al fútbol.

Ginóbili triunfó en Argentina antes de afincarse en Italia, dejó huella en Europa y, al final, saltó a la NBA para conseguir el reconocimiento de todo el planeta. Nunca quemó etapas. La suya fue una evolución sin fin, que le hacía superarse una y otra vez. Del chiquito que tenía hermanos jugadores y un padre entrenador pasó a convertirse en un fenómeno global tras dar el estirón (su obsesión era crecer de niño y no paraba de medirse).

Manu es uno de los competidores y ganadores más grandes de todos los tiempos”, lo ensalza ahora Gregg Popovich, a cuyas órdenes jugó 16 temporadas en la NBA con el dorsal 20 de los Spurs.

Su amigo y exjugador entre otros del Barça, Pepe Sánchez, actual responsable del Bahía Basket, que entrena Sepo Ginóbili, el hermano de Manu, asegura que lo más admirable es su mentalidad y también haber mostrado a futuras generaciones la capacidad de entender el juego como algo colectivo y que a pesar de ser una estrella, siempre el equipo está primero”. “Manu fue un ejemplo para todos los que amamos este marivolloso deporte”, sentencia Pau Gasol, con quien ha convivido en los Spurs estas dos últimas temporadas.

0 Comentarios
cargando