Ir a contenido

LA CARRERA A POR EL ANILLO

Warriors- Rockets, la batalla más esperada en la pelea por la NBA

Golden State y Houston, las dos potencias ofensivas de la Liga, se enfrentarán en la final del Oeste

Lebron busca en el Este, ante el reconstruido Boston, su octavo billete para la final al frente de Cleveland

Luis Mendiola

James Harden, de los Rockets, lanza por encima de Curry, estrella de los Warriors

James Harden, de los Rockets, lanza por encima de Curry, estrella de los Warriors / JOHN G MABANGLO (EFE)

Desde el partido inaugural de la temporada, cuando la NBA los emparejó, anticipando uno de grandes pulsos del año, los Warriors y los Rockets parecían condenados a cruzarse en el camino hacia el anillo. Pues bien, los pronósticos han acabado cumpliéndose. La batalla más esperada, para muchos la final anticipada entre los dos mejores equipos ofensivos de la historia, llegará en la final de la Conferencia Oeste a partir de este lunes. En el Este, los reconstruidos Celtics intentarán impedir el octavo viaje de Lebron James a la final.   

Los Warriors, vigentes campeones, con Stephen Curry y Kevin Durant como protagonistas, mantienen su demoledora pegada como han demostrado resolviendo en cinco partidos las eliminatorias previas frente a los Spurs y los Pelicans. Los Rockets, con el mejor balance de la temporada gracias a sus 65 victorias, se han ganado el derecho a discutirles el trono, aferrados al talento de James Harden y al liderazgo de Chris Paul.

Si hay algún equipo en condiciones de plantarle cara a los Warriors, presentes en las últimas tres finales de la NBA, campeones en dos de ellas (2015, 2017) son estos Rockets. El general mánager de Houston, Daryl Morey, ha construido una plantilla en torno a Harden con la cabeza puesta en el equipo de Steve Kerr, según reconocía en una entrevista con la ESPN, después de caer eliminados ante los Warriors en 2015 y 2016. Los dos equipos viven del lanzamiento de triple y de los tiros cerca de canasta.

 “Se supone que no debería decir esto, pero básicamente estamos obsesionados en cómo vencer a los Warriors”, explicó. “Calculamos en un 90% el porcentaje de que para ganar el título, tenemos que vence a los Warriors en algún momento. Muchas de las incorporaciones y lo que hemos hecho durante el año están basadas en eso. Porque estoy seguro de que eso definiría nuestra temporada”.

Balance equilibrado

Para los Rockets ha llegado el momento de probarse ante el mundo. Después de ganar en el partido inaugural por 122-121 a Golden State. Los Warriors se tomaron la revancha en enero (116-108) y Houston se impuso dos semanas más tarde (116-108). Los tres encuentros fueron igualados, intensos y competidos. Llenos de drama. Todo lo que se espera ahora para la final del Oeste. “Sabemos que son un gran equipo y que están preparados. Estaremos preparados para ellos”, asegura el técnico de Golden State, Steve Kerr.

La llegada de Chris Paul, que ha tenido que esperar 13 años en su carrera para alcanzar una final de Conferencia, le ha dado a los Rockets, el control y la definición que complementa a James Harden. Los 41 puntos, 10 asistencias y 7 rebotes con que despidió la serie frente a los Jazz de Ricky demuestran que el base llega en un momento dulce a la serie, igual que Houston, que cuenta con una plantilla (Ariza, Clint Capella, PJ Tucker, Eric Gordon, Mbah a Moute…) con argumentos suficientes para cuestionar al campeón. En los Warriors, además de Curry y Durant siguen teniendo un peso decisivo Draymond Green, Klay Thompson, Iguodala y Livingston y han logrado encajar Javale McGee, McCaw o Nick Young.

En la otra parte del cuadro, los renacidos Celtics llegarán por segundo año consecutivo a las finales de la Conferencia Este,  con una plantilla reconstruida (solo cuatro nombres quedan de un año a otro), con jugadores muy jóvenes como Jayson Tatum o Terry Rozier, mucha solvencia  con Horford, Brown, Morris, Smart o Baynes, y un bloque que gracias a la pizarra de Brad Stevens ha  superado las graves ausencias de las dos estrellas lesionadas: Kyrie Irving y Gordon Hayward.

Frente a los orgullosos Celtics se presentarán, con desventaja de campo, los Cavaliers de Lebron James, finalistas en las tres últimas temporadas, campeones en el 2016 después de remontar un 3-1 en contra, que han conseguido reiventarse en esta fase de los ‘play-off’ después de una temporada caótica. Alrededor de King James, los Cavs de José Calderón (apenas utlizado) han logrado recuperar la mejor versión de Kevin Love, J.R. Smith, Green, Thompson o Hill para llegar a la fase decisiva como sólidos aspirantes una vez más.

   

0 Comentarios
cargando