Ir a contenido

LOS PLAYOFF DE LA NBA

Los Celtics alcanzan la final de la Conferencia Este

El conjunto de Boston tras eliminar a los Sixers se enfrentará a los Cavaliers a partir del domingo

Terry Rozier celebra la clasificación de los Celtics.

Terry Rozier celebra la clasificación de los Celtics. / Greg M. Cooper (USA TODAY Sports)

El base Terry Rozier y el escolta Marcus Smart anotaron en los últimos 10 segundos del tiempo reglamentario los tres puntos decisivos que permitieron a los Celtics de Boston vencer por 114-112 a los Sixers de Filadelfia en el quinto partido de las semifinales de la Conferencia Este que ganaron por 4-1 al mejor de siete.

La victoria dejó a los Celtics de nuevo clasificados a las finales de la Conferencia Este por segunda temporada consecutiva y tendrán de rival a los Cavaliers de Cleveland, que defienden el título de campeones y clasificaron tras barrer 4-0 a los Raptors de Toronto. Los Celtics tendrán la ventaja y el primer partido de la serie al mejor de siete se jugará en el TD Garden de Boston, el próximo domingo.

El mítico equipo de los 80

Será la primera vez que los Celtics lleguen de forma consecutiva a las finales de la Conferencia Este desde que lo hicieron cinco veces durante la era de los originales "Big Three" que protagonizaron el equipo que jugó de 1984 a 1988. "Cuando llegas a esta estancia de la competición es cuando te das cuenta de lo que significa el legado de los Celtics", declaró el entrenador del equipo de Boston, Brad Stevens. "Aquí puede batir marcas pero de las malas, porque de las buenas son prácticamente inalcanzables".

Rozier, que aportó 17 tantos, a falta de 9.8 segundos para el final, anotó dos tiros de personal que dieron a los Celtics el parcial de 113-109. Pero el escolta J.J. Redick respondió con un triple y 4.7 segundos por jugarse para el 113-112 que puso todo el suspense en el marcador y en el partido.

Con la bocina

Hasta que con 2.4 segundos antes que sonase la bocina Smart anotó el segundo de los dos tiros de personal que hizo y puso el 114-112 que sería el definitivo después que el base australiano Ben Simmons dio un mal pase en la última posesión del balón del partido y el propio escolta de los Celtics se lo robó.

Smart, que estaba supuesto a haber fallado el segundo tiro de personal, quiso ponerle el suspense hasta el final y vio como tras anotar con el rebote del balón, los Sixers tuvieron la oportunidad de haber conseguido la victoria con un intento de triple, pero el mismo corrigió el error.

0 Comentarios
cargando