Ir a contenido

HÉROE EN LA NBA

LeBron James le da la victoria a los Cavaliers con una canasta en el último segundo de la prórroga

Stephen Curry anota desde el túnel de vestuarios

Irati Vidal

LeBron James celebrando la canasta de la victoria

LeBron James celebrando la canasta de la victoria / Tony Dejak

La diferencia entre los buenos jugadores y los mejores es que los segundos suelen aparecer en los momentos decisivos, cuando más los necesita su equipo. Como LeBron James, que esta madrugada ha demostrado ser quien es: una de las mayores estrellas que ha pasado por la NBA. Porque a él, no le importa el estado de su equipo, ni el del rival. Solo entiende de magia y baloncesto, y lo ha dejado claro ante los Minnesota Timberwolves.

A falta de 2 segundos para el final, los Cleveland Cavaliers perdían de 2. Iban camino de la novena derrota consecutiva. Pero LeBron decidió que no, que esta vez la victoria se quedaba en casa y realizó un encuentro perfecto que culminó con el triunfo (140-138) de los Cavaliers. Acabó con un triple-doble, pero su mayor mérito no fue ese. Fue el de protagonizar las tres acciones claves de la contienda. Y es que, el alero, anotó el triple que llevó el partido a la prórroga, colocó un tapón a Jimmy Butler a falta de 1,3 segundos para el final del tiempo extra y anotó la canasta ganadora en la siguiente jugada.

Líder histórico

El último lanzamiento puso en pie a todo el estadio. No solo por ser el de la victoria, sino también por cómo llegó. LeBron recibió en la línea lateral por parte de Jeff Green y, consiguiendo el espacio suficiente sobre Butler, lanzó a la media vuelta para anotar la canasta de la victoria. "Una vez que atrapé el balón, confié en todo lo que he hecho durante mi carrera", dijo el jugador ante los micrófonos de ESPN al terminar el partido. Y vaya si lo hizo. Porque su carrera se mide a base de récords y esta madrugada logró uno más.

Con la última canasta, el alero de los Cavaliers sumó su noveno triple-doble del curso. Llegó a los 37 puntos, 15 asistencias y 10 rebotes y se convirtió en el líder histórico de rebotes de la franquicia de Cleveland. Ya lo era en puntos (22.271) y en asistencias (5.944) por lo que ya no hay quien le supere en el club.

Partido agónico

Acabó alegre la noche para los aficionados de los Cleveland, pero antes tuvieron que sufrir. Porque los Timberwolves, liderados por Butler, realizaron un partido muy serio que solo James pudo eclipsar.  Y es que, entre Butler y Karl-Anthony Towns anotaron 65 puntos. El primero fue el máximo encestador de su equipo con 35 tantos y el segundo anotó 30 con un 6 de 6 en triples. Sin embargo, nada pudo con la magia y el empeño de LeBron, decidido en ser el protagonista de la noche.

Curry, otra estrella NBA

Los partidos de esta madugada también nos han dejado otro nombre propio, el de Stephen Curry. El jugador de los Golden State Warriors volvió a mostrar sus habilidades con el balón y anotó desde el túnel de vestuarios. Era el calentamiento del partido pero de poco le importó. Curry atrapó el balón, dió dos pasos y anotó para celebrarlo con el aliento de todo el estadio y un baile marca de la casa.

0 Comentarios
cargando