Ir a contenido

Los Cavaliers se mantienen con vida en las finales de la NBA (3-1)

Lebron James supera marcas de Jordan y Magic en la victoria sobre los Warriors (137-116)

JOSÉ MARÍA EXPÓSITO / BARCELONA

Lebron James entra a canasta ante el duro marcaje de Shaun Livingston y Matt Barnes.

Lebron James entra a canasta ante el duro marcaje de Shaun Livingston y Matt Barnes. / EFE / DAVID MAXWELL

Los Cavaliers evitaron que los Warriors se llevaran el anillo de la NBA con un inédito pleno de victorias en los 'play-off'.  Con un arranque demoledor y un Lebron James estelar, Cleveland no falló esta vez en su pista y puso el 3-1 en las finales al ganar por 137-116. Hace un año, los Cavaliers ya remontaron este mismo 3-1 para llevarse el título, pero nadie lo ha logrado jamás partiendo de un 3-0 en contra.

El equipo local anotó 49 puntos en el primer cuarto (récord absoluto en la NBA) y acabó la primera mitad con 86 (cifra nunca alcanzada en las finales, hitos que se suman a las marcas logradas por 'King' James. El alero, que anotó 31 puntos (más 10 rebotes y 11 asistencias) desbancó a Michael Jordan de la tercera posición de máximos anotadores en las finales (1.206 por 1.176), y ya solo tiene por delante a Jerry West (1.679) y Kareem Abdul-Jabbar (1.317).

Lebron también se ha convertido en el jugador con más 'triples-dobles' en las finales de la NBA, con nueve, superando los ocho del también legendario Magic Johnson. De hecho, Lebron va camino de acabar la serie promediando un 'triple-doble', pues ahora acredita 31,8 puntos, 11,8 rebotes y 10,5 asistencias.

40 PUNTOS DE IRVING

El partido fue el más duro en lo que va de serie, e incluso vivió un momento tenso con un cara a cara entre Lebron y Kevin Durant (máximo anotador de los Warriors con 35 puntos) mientras los árbitros revisaban una jugada que acabó con falta flagrante de Kevin Love al ex de Oklahoma. Pero los visitantes, a diferencia de otros partidos, no encontraron el ritmo anotador de otras noches y los Cavaliers no bajaron el ritmo en ningún momento, hasta firmar el récord de triples (24) en unas finales. Otra de las claves fue la aportación de Kyrie Irving, que llegó a los 40 puntos.

Los Warriors tendrán otra ocasión para ganar el título el lunes por la noche en su pista. Aunque muchos soñaban con lograr el anillo con unos 'play-offs' inmaculados, también es cierto que el hecho de que la serie vuelve a la bahía de san Francisco reportará a los Warriors unos 12 millones de euros en concepto de entradas, comidas, parking, que serían hasta 22 si se llega al séptimo, nuevamente en el Oracle Arena. En cualquier caso, una derrota que pusiera el 3-2 en la serie podría despertar en California los fantasmas del año pasado.

0 Comentarios
cargando