Ir a contenido

El sorprendente impacto de Tinder en la NBA

La aplicación para ligar está afectando positivamente en el rendimiento de los jugadores y hace que el factor cancha no sea tan determinante

Lamar Odom (exjugador de Los Ángeles Lakers) junto a su exmujer Khloe Kardashian.

Lamar Odom (exjugador de Los Ángeles Lakers) junto a su exmujer Khloe Kardashian. / AP / EVAN AGOSTINI

Las estadísticas no engañan. El porcentaje de victorias de los equipos en sus estadios está cayendo. Se ha pasado de un 67,9% en la temporada 1987-88 a un 57,4% en el 2017, el más bajo de toda la historia. El factor cancha ya no es tan determinante como antaño. ¿Por qué?, ¿los árbitros ya no se dejan influenciar tanto por la afición local? Quizá la introducción de la tecnología tenga algo que ver, pero no es determinante. La razón de esta disminución es sorprendente: la aplicación para ligar Tinder.

AHORRA TIEMPO Y FIESTAS

Según los expertos, los jugadores pasan ahora menos tiempo de fiesta. Esto significa beber menos alcohol y descansar más y mejor. Las largas noches en los clubs nocturnos tras los partidos están llegando a su fin. Ahora todo es más inmediato. Gracias a Tinder, los jugadores no necesitan pasar tanto tiempo fuera para ligar.

Cuando tienen que desplazarse, por ejemplo, de Memphis a Nueva Orleans, ya van con la cita preparada. Los jugadores usan la aplicación para ligar desde casa o durante el viaje para dejarlo todo planificado. No necesitan exponerse públicamente y así no son cazados por los medios de comunicación más sensacionalistas o por cualquier persona con un móvil (y por lo tanto, una cámara) que publique el momento en las redes sociales.

LA 'TINDERIZACIÓN' DE LA NBA

Un general manager no identificado atendió a la ESPN y confirmó este fenómeno, incluso le puso un nombre: La 'Tinderización' de la NBA. "Es absolutamente cierto que hoy consigues dos horas más de sueño al prepararlo todo por el camino que hace 15 años", aseguró. Los jugadores están concienciados de que deben rendir en sus clubs y en la competición, entrenan concienzudamente y se lo toman muy en serio. Más trabajo y menos distracciones provoca un mejor rendimiento que iguala el partido, da igual donde se juegue.