Ir a contenido

La venganza de Kevin Durant

La nueva estrella de los Warriors da un recital ante los Thunder en medio de provocaciones de sus antiguos compañeros

JOSÉ MARÍA EXPÓSITO / BARCELONA

Kevin Durant celebra uno de sus siete triples contra los Thunder.

Kevin Durant celebra uno de sus siete triples contra los Thunder. / AP / BEN MARGOT

Kevin Durant quiso poner paz la víspera de enfrentarse por primera vez a su exequipo con un discurso conciliador, pero su marcha de los Thunder rumbo a la bahía de San Francisco este verano todavía escuece en Oklahoma. Como no podía ser de otra manera, las cuentas pendientes se resolvieron a la manera del salvaje oeste, en un duelo de pistoleros con su excompañero Russell Westbrook en el que el alero de los Warriors salió vencedor (ganó el subcampeón de la NBA por 122-96, con 39 puntos de su nueva estrella), y en el que hubo tensión y cruces de palabras.

LA BURLA DE WESTBROOK

«Todo lo que leo son mentiras –había dicho Durant a la prensa–. Ni yo he lanzado ningún dardo a Russ [Westbrook] ni creo que él me los esté lanzando a mí. Fuimos hermanos y somos hermanos. Es todo cosa vuestra, queréis que haya polémica para que más gente encienda la tele». Pero esas palabras contrastaron con el atuendo con el que su 'hermano' llegó al Oracle: un peto de fotógrafo que todos interpretaron como una burla a Durant, aficionado a la fotografía. «Me hice con él en Madrid. Se lo vi a los fotógrafos y pensé que podría ir a mi colección de moda, nada más», argumentó el excéntrico Westbrook. El caso es que en la pista ni se saludaron.

Durant sí cruzó algo más que palabras con otros rivales. Ya en el primer cuarto, Jerami Grant le buscó las cosquillas: tras hacer un mate en su cara, forzó el choque con él. No hubo respuesta de 'KD', que sí se enzarzó verbalmente con Enes Kanter durante la pausa por unos tiros libres. El pívot turco ha azotado varias veces  a Durant en Twitter por «unirse al enemigo». Su mensaje pidiendo a la afición de Oklahoma que no quemara su camiseta y mostrando cómo transformarla en la de Oladipo con cinta aislante obtuvo miles de retuits. ¿Qué se dijeron? «Me estaba hablando. ¿Cuántos minutos juega? Seguro que esta noche pone algo en Twitter», dijo el alero a la prensa. Y sí: «Okla-HOME», escribió con sorna el turco, pese a que fichó por los Thunder hace solo un año.

Más allá del 'trash talking', Durant apareció cuando más le necesitaban. El mate de Grant ponía a los Thunder con 10 puntos de ventaja, pero despertó a la bestia, que encadenó cinco triples sin fallo y dejó sentenciado el partido al descanso (68-43), al que se fue con 29 puntos. En la segunda mitad igualó su tope de 7 triples y lo dejó: 31 minutos en la pista le bastaron para silenciar a los Thunder, que perdieron su primer partido pese a los 20 puntos y 10 asistencias de Westbrook.

EL 11 DE FEBRERO, EN OKLAHOMA

«Nos apoyamos en cada partido, pero esta vez nos habíamos propuesto conseguir esta victoria para él», reconoció Stephen Curry, eclipsado por 'KD' en este inicio de curso. «No se trataba de demostrar nada, simplemente nos vamos contentos por el partido que hicimos», declaró Durant, que el 11 de febrero tiene otra cita con los Thunder, esta vez en su antigua casa de Oklahoma, donde no han superado la marcha del que fue su ídolo durante ocho años ni la ocasión perdida en la última final del Oeste, cuando dominaban por 3-1 a los Warriors.

0 Comentarios
cargando