31 may 2020

Ir a contenido

INICIATIVA CULTURAL PARA LA TERCERA EDAD

Recuerdos de cine

Un centro cívico proyecta cada miércoles películas dirigidas a las personas mayores

El ciclo gratuito reúne a unos 120 asistentes

BEATRIZ PÉREZ
BARCELONA

Vienen para recordar. Acuden semanalmente para no olvidar cómo eran sus vidas años atrás. Son los espectadores del ciclo de cine para gente mayor que se celebra gratuitamente en el auditorio del Centre Cívic de Les Corts (Dolors Masferrer i Bosch, 33-35) y durante el curso escolar (de septiembre a junio). Cada miércoles a las cinco de la tarde, entre unos 120 y 130 jubilados se reúnen para asistir al visionado de películas de su época. «Es como un recordatorio para nosotros», explica Elvira Cizer, una de las participantes. «Hace muchos años que vengo. Me gustan las películas antiguas. Las nuevas son más difíciles de comprender», opina. Sus favoritas son esas en las que hay «bailes».

Este ciclo de cine, organizado conjuntamente por el centro cívico y el Casal de Gent Gran Can Novell, está abierto para gente de todos los barrios, si bien la mayoría de sus asistentes pertenecen a Les Corts. Cumple, además, una función social: muchos de quienes religiosamente acuden a él cada miércoles se han hecho amigos. Las películas son elegidas por el personal del centro cívico teniendo en cuenta los gustos de las personas mayores. Comedias, musicales, películas de intriga... Todos los géneros tienen cabida.

Diversidad

«A mí, los que más me gustan son las comedias y los musicales», desvela Manuel Rivilla, vecino del barrio y amante del cine. «Si puedo, no me pierdo ninguna sesión», dice al tiempo que se queja de lo «caro» que es el cine en las salas habituales. Rivilla reconoce que a él le gustan las versiones originales y que las películas de este ciclo de cine están dobladas. Sin embargo, a su juicio se trata de algo comprensible, ya que «no todos podrían leer los subtítulos».

Una de las peculiaridades del ciclo de cine para gente mayor del Centre Cívic de Les Corts es la diversidad de personas que a él asisten. Acuden desde gente con una situación familiar estable a personas que duermen en la calle. Desde fans del cine a personas con algún tipo de discapacidad. Abierto a todo el mundo, este ciclo de películas, que cumple 12 años, se ha convertido en un cálido lugar de encuentro donde imperan la cercanía y la confianza. Tanto es así, que cada asistente se suele sentar siempre en el mismo sitio.

Personal del centro cívico hace siempre una introducción de la película que se va a ver. Tratan de que el filme no dure más de dos horas, para que el público no se canse. Cuando se trata de fechas señaladas, como el Día de la Mujer o el Día de la Discapacidad, se organizan cinefórums tras el visionado. Algunas de las películas que se proyectarán este semestre son Bailando nace el amor, Una noche en la ópera y Madame Bovary.

De otros barrios

María Cancho es otra de las asistentes. «No vivo en este barrio, sino cerca», explica. Dice leer «muchísimas cosas», hasta «cuatro diarios diferentes». Así fue cómo se enteró del ciclo de cine, al que acude desde hace dos años. «Vengo para recordar tiempos pasados», concluye. Con todos ya sentados en sus sillas, las luces se apagan y comienza el regreso al pasado.