29 oct 2020

Ir a contenido

    Medidas contra el desempleo

    El Govern dedica 60 millones para integrar a parados de larga duración

    La inversión incluye planes locales de formación y la reforma del Servei d'Ocupació

    El plan cuenta con las ETT y denunciará al parado que no acepte formarse

    FIDEL MASREAL
    BARCELONA

    Tras 10 meses al frente de la Conselleria d'Empresa i Ocupació, y a la vista del creciente número de ciudadanos en paro que se están quedando sin ningún tipo de cobertura o subsidio, Francesc Xavier Mena anunció ayer un decálogo de medidas para favorecer la inserción laboral de este colectivo. Un «plan de choque» por valor de unos 60 millones de euros para hacer frente a una situación que afecta a más de 160.000 mil catalanes, que no disponen de ayuda alguna. Según el Govern, el plan anunciado ayer beneficiará a 60.000 personas.

    El Govern, que cuenta desde hace 10 meses con un presupuesto transferido desde el Gobierno central y la UE de 443 millones para desplegar políticas activas de empleo (formación ocupacional, asesoramiento, fomento de la creación de empleo) aprobó ayer un plan basado en ayudas económicas a pequeñas empresas que contraten a parados de larga duración, planes de ocupación locales, convenios con entidades del tercer sector social y una reforma del servicio catalán de colocación que dará entrada a las empresas privadas de búsqueda de empleo y las Empresas de Trabajo Temporal (ETT).

    SIN CURSOS NO HAY PRESTACIÓN / El conseller Mena tuvo especial interés en subrayar, además, que «solo un 8% de los perceptores del paro siguen políticas activas» de empleo. Por ello a partir de ahora el Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC) denunciará ante el Gobierno -que es el que dispone de la competencia para otorgar y denegar la prestación por desempleo- a los parados que se nieguen a aceptar cursos de formación. En este sentido, el responsable de Empresa i Ocupació aseguró que el 93% de los perceptores de la Renta Mínima de la Generalitat no hacían sus «deberes» en cuanto a seguir planes formativos.

    Respecto a la entrada de las ETT en la contratación de parados de larga duración, el conseller aseguró que el acuerdo con el Govern prevé que estás empresas no colocarán a las personas con más posibilidades de volver al mercado laboral sino a los colectivos con más dificultades de inserción.

    Otra de las novedades son las bonificaciones de 600 euros a pequeñas empresas que contraten por un mes -o de 2.100 por tres meses- a una persona que lleven más de 12 meses en paro. Y 200.000 euros para cursos de catalán a extranjeros sin empleo. Según el Govern, los ciudadanos que se han visto afectados por el recorte de la Renta Mínima, al ser parados sin prestación pero sin riesgo de exclusión social, se podrán beneficiar del conjunto de estas medidas aprobados ayer.