ASUNTOS PROPIOS

Mariangela Marseglia: "Sobrevive mejor el que anticipa lo que viene"

La jefa de Amazon para España e Italia dice que ya no es viable el modelo de éxito patriarcal

Mariangela Marseglia, en Milán.

Mariangela Marseglia, en Milán. / Autorretrato

Se lee en minutos

En lo que va de pandemia, Amazon ha doblado -y en algunos meses triplicado- los beneficios de 2019. Para unos el coloso de Jeff Bezos es una bendición –trae cualquier cosa a casa en tiempo récord– y para otros es una trituradora del comercio tradicional. Al frente del negocio en España e Italia está Mariangela Marseglia (Ostuni, Italia, 1974), la única 'country manager' mujer del gigante del cibercomercio en Europa.

-Lady Amazon la llaman.

-Soy una persona normalísima. Quizá porque nací y crecí en un pequeño pueblo de Apulia, al sur de Italia, siempre sentí una enorme curiosidad. Fantaseaba con ver mundo. A los 19 años me mudé a Milán y fui cogiendo oportunidades que me permitían viajar y hacer cosas distintas. Y ese espíritu se mantiene: yo no busco ser la jefa de Amazon, sino emprender cosas nuevas.

-Curiosos hay muchos y usted está arriba.

-Si no vienes de una familia influyente –mi padre era profesor de secundaria–, debes prepararte mucho y sin cesar. Y tienes que adaptarte continuamente a las situaciones cambiantes, una capacidad muy femenina por cierto. La naturaleza lo explica bien: sobrevive mejor el que anticipa lo que viene. Hoy eso es mucho más importante que las habilidades.

"Este enero he empezado mi nueva aventura: la apicultura urbana"

-¿Es una jefa dura?

-Creo que soy firme, pero amable.

-¿Tiene vida fuera de Amazon?

-Por supuesto. Este enero he empezado mi nueva aventura: la apicultura urbana.

-¿Abejas?

-Me chiflan. Nuestra cadena alimentaria depende de ellas y están desapareciendo. He empezado a 'cultivarlas' en mi terraza y estudio para mejorar su cuidado. También estoy involucrada en asociaciones [una de ellas, Astera, está dedicada al alzhéimer, enfermedad que diezmó a su padre] y en la lucha por los derechos civiles.

-Por ejemplo, los del colectivo LGTBI, del que es miembro.

-A mi juicio, ser un miembro del colectivo LGTBI es un valor añadido para cualquier jefe de una compañía, porque en la sociedad actual, sobre todo en la órbita de las tecnológicas, los jóvenes reclaman trabajar en un ambiente inclusivo. En los años 80 y 90 solo había un modelo de éxito –el del macho patriarcal–, pero hoy debe incluir todas las perspectivas.

"Ser miembro del colectivo LGTBI es hoy un valor añadido para cualquier jefe de una compañía"

-Estando en cúpula, ¿no sintió terror a salir del armario?

-Sí, sí. Cuando empecé a trabajar en Amazon no dije nada a nadie. En Italia era muy difícil. Pero viajé a EEUU, a la central, mi jefe me invitó a una cena y me dijo que podía llevar a mi "special one". Pensé: "¿Qué hago? Si digo que voy sola parecerá que no tengo vida". "Vendré con mi compañera", respondí, y vi que le importaba un bledo. Empecé a decirlo, era más fácil de lo que había imaginado y pude concentrar todas mis energías en mi trabajo sin pensar en qué decía o hacía.

-Usted y su pareja son madres.

-Sí. Leonardo, que fue 'concebido' en una clínica de Barcelona, es un niño de año y medio hermoso y muy decidido.

"Si mi hijo, 'concebido' en una clínica de Barcelona, quisiera ser repartidor de Amazon, me parecería bien"

-Imagine que a los 18 años decide ser repartidor de Amazon.

-Yo le deseo una vida de artista, porque tenemos necesidad de belleza, pero si ser repartidor le hace feliz, me parecerá bien.

-Iba con segundas.

-Lo sé. Es un trabajo duro, pero no es como lo describen algunos medios. Tenemos unos criterios de seguridad laboral que aceptaría para mi propio hijo. Yo misma he hecho reparto y he trabajado en los almacenes. Pueden surgir problemas, sí, porque en algunas empresas que trabajan con nosotros hay terceros. Si nos enteramos de malas prácticas, actuamos inmediatamente.

-Sea como sea, la mayoría pierde y Jeff Bezos gana.

-La realidad es que más del 50% de lo que vendemos procede de pequeños negocios (2.000 de Catalunya). Durante la pandemia, cuando bajaron persianas, se digitalizaron y utilizaron la plataforma para continuar con su actividad. Amazon es un instrumento a disposición para adaptarse al contexto.

"Debemos saber controlar nuestros deseos. El mundo de hoy requiere autoconciencia"

-También controla nuestros deseos. Y eso es peligroso.

-Hay un concepto un poco distópico de la compañía. Amazon ofrece posibilidades y nosotros debemos saber controlar nuestros deseos, ¿no cree? El mundo de hoy requiere mucha autoconciencia.

-¿Incluso para cederles nuestros datos?

-Amazon es diferente a otros 'players', no usa los datos como valor de cambio, sino para mejorar la experiencia de compra y prestar el mejor servicio. No queremos controlar el mundo, sino crear un ecosistema.

"Jeff Bezos es inteligente y reservado. No le preocupa lo que sucede ahora, siempre mira hacia adelante"

-Una cosa. ¿Cómo es el Jefe Supremo?

-No somos íntimos, pero lo he visto en acción y puedo decir que es extraordinariamente inteligente, algo tímido y bastante reservado. No es us un líder clásico.

-¿Qué es ser 'inteligente' en el negocio?

-'Inteligencia' es la capacidad de comprender el contexto y las personas. A Bezos no le preocupa lo que sucede ahora, siempre mira hacia adelante. Mientras los europeos estamos preocupados del hoy y el ahora, él sabe que si no anticipamos lo que sucederá en el planeta, las consecuencias tendrán un impacto en el 'business'. 

Te puede interesar

-¿Y usted qué anticipa?

-Soy muy optimista. Aunque estemos en medio de una crisis brutal, tenemos una oportunidad de cambio a través de lo digital, los cuidados y el respeto a la diversidad. Debemos concentrarnos en la sociedad que queremos y no en volver a la que perdimos. Sería un gran error.