ASUNTOS PROPIOS

Juan Antonio March: "El covid ha impedido la guerra"

Juan Antonio March, diplomático y escritor.

Juan Antonio March, diplomático y escritor. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Cuando todos nos dolemos del catastrófico presente, los diplomáticos tienen la virtud (y quizá la obligación) de pensar en futuro. Juan Antonio March (Barcelona, 1958), exembajador de España en Naciones Unidas –fue el 'culpable' de que Miquel Barceló decorase la cúpula de la sede de Ginebra– y en Rusia, apunta razones para el optimismo en la novela 'Momentum. En el umbral de un nuevo mundo' (Espuma).

-¿De verdad ve algo positivo?

-El covid ha impedido la guerra. Al acabar la segunda guerra mundial teníamos solo dos actores nucleares, y ahora tenemos nueve y dos más están en camino. Hay 15.000 cabezas nucleares en estoc listas para ser montadas y lanzadas. El mundo está sobre un inmenso polvorín. Pero la pandemia ha puesto en evidencia que las guerras de nueva generación son inviables.

-¿Cómo lo evidencia?

-Incluso con todas las capacidades primordiales funcionando -hospitales, centrales eléctricas, transportes, producción de alimentos-, un pequeño virus ha desorganizado todas las sociedades de manera monumental. Es la primera vez que lo visualizamos. El covid-19 es un pellizco en la prosperidad y el avance, una vacuna.

"Es la primera vez que lo visualizamos cómo un pequeño virus desorganiza todas las sociedades de manera monumental"

-Una cosa, ¿había riesgo de una guerra?

-No creo que hayamos estado cerca, pero hemos tenido suerte. En todas las plazas públicas de Occidente debería haber una estatua de Gorbachov, que era un piloto que sabía que el tren de aterrizaje se rompía, que las alas fallaban, pero tuvo el coraje de aterrizar. Cuando organizas una idea muy potente en la que la gente cree, cambia el mundo.

-¿Quién puede organizar la idea ahora?

-El único país con liderazgo es EEUU.

-Apañados estamos.

-La pandemia también se ha llevado por delante a Trump, su 'Make America Great Again' y su posible gran acuerdo con Boris Johnson. Ahora aparece como una apuesta perdedora y, tras el ataque al Capitolio, su particular Waterloo, no tiene posibilidad de reválida. Ha sido fácil desbancar esta dinámica, que era muy peligrosa para todos. Su derrota supone el refuerzo del multilateralismo.

-¿Da su aprobado a Biden?

-Biden es un director de orquesta. Hasta ahora hemos tenido a demasiados directores que al mismo tiempo eran orquesta, tipo Sarkozy. Por su edad y su manera de ser, Biden no sustituirá a los músicos sino que sabrá sacar lo mejor de cada uno. Y eso puede tener un efecto mancha de aceite, beneficioso para todos.

"Hay que lograr paz y estabilidad y poner los medios para que cada ser humano se convierta en una pieza de energía inteligente"

 

-¿Suficiente para orientar al mundo?

-La Constitución americana, de 1787, supo integrar miles de revoluciones internas. Es un poco como el CERN, que en 28 kilómetros de red subterránea, intenta saber cómo funcionan los protones en el universo. Han creado un marco de reglas que asumen el cambio continuo. Si nos organizamos bien, podemos entrar en una fase de calidad de vida para todos.

-Eche un poco más de luz...

-En los primeros 100.000 años fuimos criaturas individuales que intentaban sobrevivir. Luego se consolidaron las tribus, los pueblos, las naciones, la confederación de estados. A base de grandes desastres, EEUU puso la semilla de las primeras organizaciones mundiales: la Sociedad de Naciones (1920) y las Naciones Unidas (1945). Ahora puede hacer una tercera proposición. A mi juicio, hemos de pasar de la Organización de las Naciones Unidas a la Organización de la Humanidad Unida.

-Ideal, pero ¿poco realista?

-Estamos en los inicios de la Edad de la Inteligencia. La clave está en conseguir paz y estabilidad, y poner progresivamente los medios para que cada ser humano se convierta en una pieza de energía inteligente.

-¿...?

-Eso pasa por un cambio total de la educación. A medida que avance lo digital, en vez de que el estudiante se adapte a unos planes para entrar en profesiones establecidas por la generación anterior, hay que repensar la educación para que libere el talento de cada uno de los 7.500 millones de individuos. La educación personalizada llegará.

"En el momento en que haya una movilidad aérea como la de los estorninos dejará de haber impacto sobre el territorio"

-Aun así, defiende un gobierno global.

-Hablo de un sistema de normas de convivencia globales. Cuando a Stephen Hawking le preguntaban por el futuro de la humanidad, decía que el hombre está hecho para ser uno de los vectores de polinización de vida inteligente en el universo. El debate de futuro es: ¿vamos a poder salir al cosmos como una especie que ha sabido crear una civilización armónica, o lo haremos porque fuimos un fracaso en nuestro lugar de origen?

-Igual, por entonces, ya no habrá ni planeta.

-En el momento en que, gracias a la inteligencia artificial, haya una movilidad aérea como la de los estorninos, que vuelan en bandadas de millones sin chocar, dejará de haber impacto sobre el territorio. A mi modo de ver, el covid puede dar un gran impulso a la movilidad aérea.

Te puede interesar

-Una bella utopía.

-Las ideas sofisticadas cuestan más de entrar, pero van más lejos. El valor de lo positivo es tal que lo deberíamos visualizarlo más.