Asuntos propios

Miriam Escofet: "Isabel II de Inglaterra es pequeñísima, pero resplandece"

La barcelonesa afincada en Londres ha pintado el último retrato de la reina de los británicos

Miriam Escofet.

Miriam Escofet.

Se lee en minutos

Dos apuntes de interés para adictos a 'The crown' (y a los asuntos palaciegos). Uno, Isabel II de Inglaterra utiliza Zoom. Y dos, el último retrato oficial de la reina lo firma una catalana, Miriam Escofet (Barcelona, 1967), hija del también pintor Josep Escofet, que empachado de franquismo y sin confianza en el cambio dejó el barrio de Montbau y se mudó a Londres con su esposa, Alma Allen, y sus tres hijos en 1979.

-¿Fue a la cita con 'The crown' sabida al dedillo?

-Debo ser la única persona en el mundo que no ha visto la serie.

-Es de las pocas que la ha visto a Ella.

-En dos sesiones de 60 minutos: una en julio del 2019, en Windsor, y otra, el pasado febrero, en Buckingham.

-No escatime un solo detalle.

-A la primera cita llegué tres horas antes para prepararlo todo. La gente de palacio, que fue muy amable, me puso nerviosa con los protocolos. Esperé en la sala contigua a sus habitaciones privadas, cuya puerta quedaba oculta tras un biombo. A las 12 en punto, salió de detrás. ¡Me impresionó! Es pequeñísima, pero resplandece. No soy aduladora, y mucho menos monárquica, pero desprende una enorme fuerza vital.

-¿Qué hicieron?

-Antes de darme la mano, me miró medio minuto y me sonrió. Me pareció una muestra de diplomacia increíble. Empezó a hablar en seguida, para calmarme.

-¿Sobre?

-No puedo revelar el contenido, pero me dio la impresión de que toca de pies en el suelo. Bajo el peso de la pompa, hay una persona muy sencilla. Tuve un par de atrevimientos y mostró un sentido del humor muy inglés. Hice todas las fotos que pude, hasta que dijo: "Quizá ya hemos hecho bastantes".

Miriam Escofet, junto al retrato de su madre, que le valió el BP Portrait Award y el acceso a Isabel II. / instagram

-¿Cero apuntes al natural?

-Preferí asegurar. En la segunda cita, el cuadro ya estaba muy evolucionado y me centré en su rostro.

-Menos mal. En seguida llegó el covid.

-Mientras trabajaba en mi obra cumbre , el mundo entero estaba encerrado. ¡Y no podía decírselo a nadie!

-¿Cómo le cayó un encargo semejante?

-En el 2019 recibí un 'e-mail' de la National Portrait Gallery, organizadora del BP Portrait Award, que gané en el 2018 con un retrato de mi madre, 'Un ángel en mi mesa'. Decían que el subsecretario permanente de la oficina de Asuntos Exteriores, sir Simon McDonald, les había consultado a quién encargar un cuadro de la reina para la sala de recepción del edificio. De la lista que propusieron, sir Simon recordó haber visto el retrato de mi madre. "¿Te interesaría aceptar el encargo?", acababa el 'e-mail'.

"Bajo el peso de la pompa, hay una persona muy sencilla que toca con los pies en el suelo"

-Muero por saber su reacción.

-Leí cinco veces el correo. Me entró ilusión y luego espanto. Pintar a un monarca puede ser tóxico para un artista. Los monárquicos y los antimonárquicos pueden poner el grito en el cielo, te pueden etiquetar como 'un cierto tipo de artista'. Acepté, claro. Tuve que esperar meses a tener la primera cita.

-Isabel II vio el resultado vía Zoom y se limitó a sonreír. ¿No esperaba algo más de entusiasmo?

-Me habría encantado una reacción más personal, pero es la uberdiplomática del país y no dice lo que piensa para no herir a otros. Todo el mundo me dijo después que se la veía muy feliz.

Detalle anamórfico de la taza (que para sorpresa de la reina no contenía té). / Instagram

-¿Y los plebeyos? ¿En qué debemos fijarnos?

-Quise poner algún toque surrealista. Al principio pensé que saldría en la moqueta, pero mientras trabajaba en el estampado me vino a la mente 'Los embajadores' de Holbein el Joven, en cuyo pavimento hay un cráneo deformado por una anamorfosis. Aparqué la idea de la moqueta e incluí el toque anamórfico en la taza: en el platito puse la estrella de la Orden de San Miguel y San Jorge, que se reflejan en el oro de la taza.Otro guiño está en las flores, algunas marchitas, que hablan de la última etapa del reinado de Isabel II.

"Me habría encantado ver en ella una reacción más personal ante el cuadro, pero es uberdiplomática "

-¿Nada oculto que descubran dentro de 100 años?

-Como había convulsión política, con el 'brexit' y las elecciones, tuve la tentación de incluir un guiño político en el dibujo de la moqueta, pero lo descarté.

La artista junto al retrato de la soberana, en su estudio. / INSTAGRAM

-Es mujer e hiperrealista en un mundo del arte masculino y conceptual.

-Tiene su dificultad. Hasta hace poco, el figurativo estaba en la basura. Y ser mujer artista... Bueno, el ego del hombre le inclina a decir: "Mira, esto es lo que hago y es cojonudo". Piensan que el escenario les pertenece.

Te puede interesar

-¿Y usted qué piensa?

-A mí me gusta seducir con la técnica y llevar al espectador a otra dimensión. Me fascinan la posibilidad del misterio y la imaginación. El mundo que podemos crear es tan real como el que vivimos.