ASUNTOS PROPIOS

Claudia Osborne: "Fui una niña sin vida"

La hija menor del primer matrimonio de Bertín Osborne superó la bulimia y la depresión y hoy presta su 'salvavidas' como 'coach'

Claudia Osborne: "Fui una niña sin vida"

JOSÉ LUIS ROCA

Se lee en minutos

Bertín Osborne se separó de Sandra Domecq cuando Claudia estaba aún en su vientre. La tristeza tiñó su infancia y a los 15 años, tras el fallecimiento de su madre a causa de un cáncer, cayó en un trastorno alimentario y quedó atrapada en la depresión. Salió –en 'Lo mejor de ti' (Planeta) comparte las claves–, devuelve como 'coach' lo aprendido en el viaje y está feliz [José Entrecanales, hijo del presidente ejecutivo de Acciona, tiene algo que ver].

-Habrá quien piense que una Osborne-Domecq no tiene derecho a la tristeza.

-Mi objetivo no es deshacer esa creencia. Los privilegios materiales no van necesariamente de la mano de los emocionales. Soy un ser humano.

-¿Dónde estaba el origen de su herida?

-Yo estaba muy conectada con la tristeza de mi madre. Siento que sufrí su sufrimiento. Incluso antes de nacer.

-¿Ella supo que estaba usted mal?

-Aunque tuve momentos un tanto oscuros, ella no era consciente porque ni yo misma era capaz de ponerle palabras.

-Perdón. ¿Ha dicho "momentos oscuros"?

-Yo era una niña sin vida. Estaba completamente deprimida. No soportaba los dibujos animados. No me gustaban los juegos. Y no podía escapar de mí misma.

"Estaba muy conectada con la tristeza de mi madre. No me gustaban los dibujos animados, ni los juegos. No podía escapar de mí misma"

-Una sensación que perduró.

-Pienso que he tenido suerte. Se puede salir, pero no siempre se sale.

-¿Cómo lo logró?

-Mi expareja, Hugh [Hawkins, el australiano con el que convivió en Nueva York hasta hace tres años] se quería muy bien y me quería muy bien. Sin él saberlo, me enseñó cómo debe ser la relación con uno mismo. Al quedarme sin esa fuente de inspiración, me di cuenta de que no podía ser víctima de mis circunstancias. Empecé a formarme como 'coach'.

-¿Algún hallazgo?

-La terapia del niño interior. Consiste en ver las necesidades que no fueron satisfechas en la infancia y aprender a satisfacerlas como adulto.

-Sostiene que heredamos las heridas de infancia de nuestros padres.

-Sí. Un ejemplo: si los padres pasaron hambre en la guerra, condiciona la forma de relacionarse con la comida que transmiten a los hijos. Y eso se pasa de generación en generación, hasta que decides sanar la herida y le pones fin.

-¿Qué legado psíquico le traspasaron los suyos?

-En el sistema materno estaba muy arraigado el no afrontar los problemas. En su estrato social, se metían debajo de la alfombra y se daba la apariencia de que todo era perfecto. Y por parte de padre... no lo tuve tan cerca.

-Le decía: "Haz lo que te haga feliz, pero sé la mejor". Eso es presión.

-Sí, definitivamente.

Claudia Osborne (derecha), junto a su padre y sus hermanas Alejandra y Eugenia, en el 2005. / ARCHIVO

-Él sabía que no estaba bien, pero confió en que saldría del bache.

-Era consciente de que yo tenía un problema, de que no iba a poder sacarme de él y de que yo ya buscaba ayuda en el ámbito de la salud mental.

-La dejó sola, en definitiva.

-No. Confiaba muchísimo en mi capacidad para salir. Eso no quiere decir que no estuviese conmigo. Yo sentí su calor y su apoyo. Estuvo de la única manera que podía estar: simplemente con su compañía física.

"Sé la vida que mi padre ha tenido de verdad. Muy complicada. Pero tiene una enorme capacidad de avanzar"

-¿No le queda ninguna pregunta pendiente que hacerle?

-Mi padre es superdisfrutón y muy vividor, pero yo conozco otra faceta: la de hombre sabio. Sé la vida que ha tenido de verdad. Muy complicada. Y tiene una enorme capacidad de avanzar en la vida, de sobreponerse. Quizá le preguntaría cuál es la clave para seguir avanzando y no quedarse atrapado en el pasado.

-Ha dejado muchos cadáveres (femeninos) por el camino.

-Tiene mucho más que decir en asuntos en los que es un maestro que en los que aún sigue aprendiendo.

-¿Y usted, teme a la recaída?

-No. Como sé que puedo superar cualquier situación –por extrema que sea–, me da miedo que me pase lo peor. Y lo peor es la muerte de alguien que ame.

-Dice que oye llamadas del universo.

-Es una manera muy romántica de entrar en contacto con tu subconsciente.

-¿Cuándo oyó la última?

-La última no es del subconsciente sino de la propia vida. Y es imposible que sea pura casualidad.

Te puede interesar

-¿Se refiere al nuevo amor? [nota: José Entrecanales y ella son parientes lejanos].

-Sí. Pero ahí lo dejo.