05 ago 2020

Ir a contenido

muy seriemente

Cinco series para las vacaciones... o no

Esta sección baja la persiana por vacaciones tras 44 entregas y un centenar de series vistas y la favorita es...

Carles Cols

Stephen Graham, Emma Thompson, Nell Tiger Free, Joe Exotic y Elle Fanning.

Stephen Graham, Emma Thompson, Nell Tiger Free, Joe Exotic y Elle Fanning.

Vacaciones. Según Rodolphe Christin, autor de un libro de título kantiano y demoníaco para según que lobis, ‘Mundo en venta, crítica de la sinrazón turística’, las vacaciones no son más que la ilusión de ser un rentista durante unos días. Tras 43 entregas y un centenar de series vistas, esta sección baja la persiana para disfrutar unos pocos días esa ilusión del rentismo. Antes de poner el candado, por si gustan, he aquí una vista atrás para recomendar las cinco mejores propuestas comentadas en ‘muy seriemente’. A esto se le llama, en la jerga de internet, una listícula. Las hay a patadas. Denle a esta una oportunidad. Esta hecha siguiendo los sabios consejos de Kurt Vonnegut a todo aquel que escribe para otros: “Usted hará uso del tiempo de un total extraño. Hágalo de modo que no sienta que ese tiempo fue desperdiciado”. Que así sea.

1 The virtues (Filmin)

No hay que ser Dante, con Virgilio como guía turístico, para descender al infierno. Es mucho más simple. Basta adentrarse en los cuatro dolorosos capítulos de esta serie que explora las cicatrices del abuso sexual durante la infancia. De acuerdo, la materia no es ligera, pero como se dijo en su día, si esta mayúscula obra hubiera sido presentada en Cannes, no por capítulos, sino como una película, Stephen Graham, su protagonista, tendría una Palma de Oro en casa. ‘The Virtues’ es, simple y llanamente, la constatación de que las series no son un género menor al lado de la imponente sombra del séptimo arte. Almas de cántaro, eso sí, mejor abstenerse.

2 Tiger King (Netflix)

Sobre las peripecias de Joe Schereibvogelalias Joe Exotic, alias Tiger King, probablemente habrán oído hablar. Fue la serie que corría de boca en boca durante las jornadas más estrictas del confinamiento. Es un documental probablemente tramposo, pero la pasarela de farsantes que desfila ante los ojos incrédulos de los espectadores logró que más de uno se zampara los ocho episodios de una sentada. El protagonista, coleccionista de grandes felinos y de amantes y, poca broma, aspirante a presidente de los Estados Unidos, cumple condena actualmente por sopesar el asesinato de Carole Baskin, supuesta defensora de los animales y, para muchos, imagen especular de la maldad del propio Tiger King. Se aconsejan palomitas.

3 The Great (Starzplay)

No es por ‘epater’, pero es en la más desconocida de las platafaformas seriófilas donde se esconde la mejor de las propuestas  degustadas en esta sección, la vida privada y pública de Catalina la Grande de Rusia, no con esa severidad en que las familias reales aparecen en las pinacotecas, sino con la mirada gamberra, maleducada e iconoclasta de Tony McNamara, guionista antes de la oscarizada ‘La favorita’, donde se podría considerar que se contuvo visto lo que ha hecho finalmente con ‘The Great’. Todas las monarquías deberían pasar por las manos de Tony McNamara. Todas.

4 Years and years (HBO)

Con esta distopía comenzó ‘muy seriemente’ en septiembre hará un año. Solo seis episodios para presentar entonces un temible futuro inmediato, en el que los derechos fundamentales se suprimían bajo estados de alarma, la adolescencia daba pasos agigantados hacia la idiotez definitiva y la política caía en un pantano de demagogias irrespirables. Lo dicho. Era solo una distopía.

5 Servant (Apple)

La inclusión de esta serie con el sello de M. Night Shyamalan en esta minúscula listícula de despedida lo es a costa de dejar fuera algunas otras perlas comentadas en esta sección (‘Jonathan Strange y el señor Norrell’, de Filmin, ‘Babylon Berlin', de Movistar, ‘Unorthodox’, de Netflix, ‘Dead to Me’, Netflix de nuevo…) y, sobre todo, series que por hache o por no han sido abordadas por falta de oportunidad y que merecerían más que otras haberlo sido. Si en ‘Amanece que no es poco’ son devotos de Faulkner, aquí, en ’muy seriemente’, lo somos de ‘Fleabag’, ‘La maravillosa Miss Maisel’ y, ante todo, de 'Leftovers', que quede claro. Pero ‘Servant’ cierra la lista porque el género del miedo está tan arado que cualquier nueva tierra fértil merece ser regada con un aplauso. Qué caray, es Shyamalan. No hay que añadir nada más sobre esta perturbadora versión oscura de ‘Mary Poppins’.