05 ago 2020

Ir a contenido

Asuntos propios

Sandro Rosell: "Esperaba que en Brians me recibieran como a Braveheart y no"

El expresidente del Barça consigna sus 645 días entre rejas en el libro 'Un fuerte abrazo', cuyos beneficios irán al capellán de Soto del Real

Núria Navarro

Sandro Rosell: "Esperaba que en Brians me recibieran como a Braveheart y no"

JOAN CORTADELLAS

Una jueza –Carmen Lamela–, 645 días en prisión preventiva por presunto delito económico, 13 peticiones de libertad denegadas, 10 libretas de memorias, unos 2 millones de euros (estimados) del erario público gastados en su acoso, más de un millón en minutas de abogados hasta la absolución. Sandro Rosell (Barcelona, 1964), empresario, expresidente del Barça, independentista solo de corazón, da cuenta de todo en 'Un fuerte abrazo' (Rosa dels Vents), cuyos beneficios irán al padre Paulino [Alonso], el capellán culé de Soto del Real.

-¿Qué ha sido todo esto?
-Una 'vendetta'. Quien lo inicia es una sola persona, capaz de movilizar las cloacas del Estado. Y una vez pone la rueda en marcha, en un ambiente propicio, de choque entre estados, se suman otros que no necesariamente tienen por qué haber echado gasolina.

-Lo tiene todo muy claro, veo.
-Tengo un cuadro sinóptico que ocupa un Din A3. Si admiten a trámite la querella que le he puesto a la jueza Lamela, deberán abrir una investigación interna; y si la abren, tendrá que explicar por qué prevaricó en mi contra y a favor de Mediapro.

-¿No tendrá manía persecutoria?
-Tengo mucha información. ¿Sabe de dónde?

-No.
-De dentro de la prisión. Políticos y empresarios de postín que estaban en Soto del Real, como ya estaban presos, lo hablaban todo. Decían: "En esta reunión estaba fulano, y le dieron tal concesión".

"Políticos y empresarios de postín que estaban en Soto del Real me dieron mucha información y fui atando cabos"

-Compartió barrotes con Rodrigo Rato, Luis Bárcenas, Ignacio González...
-Y 6.500 kilómetros de vueltas al patio dan para mucha charla. Fui atando cabos.

-Faltan las pruebas.
-La única manera de conseguirlas es poniendo detectives privados, o provocar que lo haga de oficio quien lo tiene que hacer. Pese a que me han acusado de espiar correos, jamás he espiado a nadie, ni he ordenado a nadie que lo haga. Estoy tranquilísimo, como lo estaba por el asunto de Brasil, el hígado de Éric Abidal y el tema Neymar.

-En su libro bailan nombres. ¿Aparece el causante de su infortunio?
-(...)

-Ha sufrido. ¿Usted ha hecho sufrir?
-He intentado no hacer daño a nadie. Desde que presidí el Barça es verdad que genero odio, y no sé por qué.

-Al equipo de Joan Laporta le hizo vivir momentos amargos.
-Cuando coges las riendas de una entidad deportiva, si la administración anterior ha dejado al club en pérdidas, estás obligado por ley a presentar a la asamblea una acción de responsabilidad. Avisé que votaría en blanco y di motivos para posicionarse a favor y en contra.

-Con la independencia le pasa lo mismo. Juega al sí, pero no.
-Soy independentista. Dicho esto, un empresario como yo paga un 70% de impuestos y, a cambio, no recibe lo que en Suecia. Cuando oigo "que los que más ganan paguen más", pienso: "Más del 70%?". Como siga así, los empresarios se irán de Catalunya.

"Me salen oportunidades de negocio y pienso: "¡Bah, me voy al huerto. Soy más espiritual"

-¿Le ha pasado por la cabeza irse?
-Pese a que esto se volverá invivible, aún no. Sí quiero empadronarme en Corçà [Baix Empordà], donde más tiempo he pasado desde la salida de prisión.

-Su esposa, Marta [Pineda], dice que le gusta usted más ahora.
-Estoy más tranquilo. Me salen oportunidades de negocio y digo: "¡Bah, me voy al huerto!". Me quedo embobado contemplando las golondrinas, algo que antes era imposible.

-Jordi Cuixart también miraba pájaros en Soto del Real.
-Un gran tipo, Jordi. Su estancia en la cárcel es incomprensible. Yo diría que soy más espiritual. En Esade me formé como 'tiburón' [ríe], pero ahora tengo muy presente el Costa i Llobera, la escuela que me educó en la solidaridad. Me emociona la bondad, la gente como el padre Paulino, que lleva 26 años yendo a Soto del Real, un lugar de mierda.

"Libertad es estar encerrado solo en el lavabo, es beber una cerveza helada cuando tienes sed"

-Aun así, se sintió menos cómodo en Brians.
-Yo esperaba ser recibido como Braveheart, como un patriota, y no. En Soto era respetado –el 'Presi' me llamaban– y aquí, solo 'un empresario corrupto'. En Catalunya no está bien visto ser conocido por tener un cierto patrimonio. 

-¿Se ha vuelto más frugal?
-En todo lo que sea para disfrutar con la familia y los amigos voy más a saco. Me he vuelto más austero en lo que no es vital. En la cárcel me di cuenta de que vivía en una burbuja.

-¿Qué es la libertad?
-Es estar encerrado solo en el lavabo, es tomarte una cerveza helada cuando tienes sed, es un huevo frito de tus gallinas, es leer un libro debajo de un olivo, es abrazar a quien quieres cuando quieres.