25 feb 2020

Ir a contenido

Que no pare la música

Estopa, un fiestón en Londres

David y Jose Muñoz actúan en la sala The Roundhouse, de la capital británica, ante 3.300 personas. En otros tiempos, expediciones a locales de aforo muy inferior se presentaban como gestas épicas, con una pompa promocional que ha quedado desfasada

Jordi Bianciotto

 Jose y David Muñoz, durante su concierto del pasado mes de diciembre en el Palau Sant Jordi.

 Jose y David Muñoz, durante su concierto del pasado mes de diciembre en el Palau Sant Jordi. / JORDI COTRINA

Coger aviones ya es cualquier cosa menos épico, llamarse a sí mismo viajero y no turista puede llegar a ser una notable cursilada, y los artistas que programan algún que otro concierto en el extranjero saben que, salvo excepciones, ya no corresponde lucirlo como si se tratara de la conquista del Perú. Antes, las discográficas desplegaban su pompa para convencernos de que aquel bolo en un club londinense ante 67 personas había sido una gesta comparable al concierto de los Beatles en el Shea Stadium. Ahora, en cambio, un grupo tan popular como Estopa actúa, este viernes de San Valentín, en una sala de la capital británica para 3.300 asistentes, que no es una cifra baladí, y el periodista se entera casi por casualidad, ya que el evento no ha venido envuelto en aquella pirotecnia promocional de otros tiempos.

Es natural: tantas cosas que nos impresionaban en otros tiempos ya no lo hacen... Como cuando, en 1981, Barón Rojo se abocó a la “conquista de Londres” actuando en el venerable Marquee, o cuando, diez años más tarde, El Último de la Fila culminó en el mismo escenario una pequeña gira por salas europeas (con periodistas de Barcelona invitados para relatar los detalles de la noche victoriosa). Los artistas disponen hoy de su web y sus redes para informar de sus andanzas ordinarias a los fans sin mayores dispositivos, y montar un concierto en una capital europea no es tanto poner una heroica pica en Flandes como romper con unas rutinas, regalarte un fiestón distinto con tu gente y, sí, pescar en otras aguas. Y, en fin, tocar, que es lo que, por lo general, más les gusta hacer a los músicos.

Bolo por iniciativa privada

El efecto publicitario no es el que era, me corrobora Tito Heredia, el mánager de Estopa. “Hoy mucha gente coge vuelos y se mueve de un país a otro”, relativiza. “Pero reconforta que te llame un promotor inglés para que vayas a tocar en su país”. En efecto, muchos conciertos internacionales de nuestros artistas se han desarrollado bajo paraguas ajenos a la noción de oferta y demanda (SGAE, Instituto Cervantes), mientras que el de los hermanos Muñoz surge de una iniciativa 100% privada: el señor promotor Andy Wood y su empresa llamada ¡Cómo no!, agencia con vistas al sur que esta primavera montará el muy respetable London Latin Music Festival.

Como a David y Jose “les hace mucha ilusión” actuar en Londres, donde ya se presentaron hace tres años, cambiarán su régimen de pabellones, estadios y plazas de toros por una sala, The Roundhouse, que, para sus estándares, resulta de pequeño formato, aunque no lo sea tanto: en su cartelería comparten estatus con notables figuras como The Strokes, Tangerine Dream o Michael Kiwanuka. Las entradas se agotaron hace días, y entre el público se espera notable presencia española, tanto de residentes como de viajeros, pero también “un 20 o 25% de británicos”, me sopla Tito Heredia. No habrá lugar para las pantallas de vídeo de la gira ‘Fuego’, pero sí para su banda íntegra, de siete músicos; nada de formatos a pelo.

Pero que un concierto en Londres no imponga del modo en que lo hacía dos o tres décadas atrás no significa que consumarlo con éxito, y registrando una convocatoria poderosa, sea tarea fácil. Hace unas semanas, la promotora Rock Sin Subtítulos, que llevaba más de diez años montando conciertos de artistas españoles en el Reino Unido (Lori Meyers, Rozalén, Txarango...), anunció que bajaba la persiana. Sus responsables se quejaron de la falta de riego económico institucional. Es el signo de los tiempos. Abrirse paso en los escenarios europeos nunca ha sido fácil: para Héroes del Silencio fue un objetivo y lo lograron montándose en una furgoneta y perdiendo dinero. Lo de Estopa es distinto. Pero, para todos ellos, ser aplaudidos lejos de casa suministra un placer especial.

Refree y Lina, en la Union Chapel

El London Latin Music Festival desplegará del 27 de abril al 4 de mayo un programa de conciertos de artistas de la esfera iberoamericana en el que figura nuestro Raül Fernández, Refree, a dúo con la cantante portuguesa Lina. La pareja publicó el mes pasado su primer álbum conjunto con una recreación libre y un tanto espectral del fado de Amália Rodrigues, pasada por el armonio, el piano y el sintetizador. Su concierto será el 2 de mayo en la Union Chapel. La oferta de la muestra incluye a otras figuras de prestigio, como los argentinos Melingo y Juana Molina, la brasileña Bebel Gilberto y la franco-chilena Ana Tijoux.