Hallazgo inesperado

Arqueólogos hallan un dios de mármol en una antigua cloaca romana en Bulgaria

Reuters

Reuters

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Arqueólogos búlgaros se toparon esta semana con un tesoro inesperado durante una excavación en una antigua cloaca romana: una estatua de mármol bien conservada que representa al dios griego Hermes.

El hallazgo de la estatua, de dos metros de altura, se produjo durante los trabajos de excavación en el emplazamiento de la antigua ciudad de Heraclea Sintica, en el suroeste de Bulgaria, cerca de la frontera con Grecia.

Los arqueólogos que dirigieron los trabajos explicaron que, tras el terremoto que asoló la ciudad en torno al año 388 después de Cristo, la estatua fue cuidadosamente depositada en las alcantarillas y cubierta con tierra, lo que explica su buen estado.

Copia romana

"Su cabeza se conserva. (Está en muy buen estado. Hay algunas fracturas en las manos", dijo Lyudmil Vagalinski, que dirigió el equipo de arqueólogos, y añadió que la estatua era una copia romana de un antiguo original griego.

Heraclea Sintica fue una extensa ciudad fundada por el antiguo rey macedonio Filipo II de Macedonia entre los años 356 y 339 antes de Cristo en lo que hoy es la región búlgara de Pirin Macedonia.

Los arqueólogos afirman que es probable que los habitantes de la Heraclea Sintica intentaran conservar la estatua, incluso después de que el cristianismo fuera adoptado como religión oficial en el Imperio Romano. "Todo lo pagano estaba prohibido, y se unieron a la nueva ideología, pero al parecer cuidaron de sus antiguas deidades", dijo.