Mapa multicolor

El viraje hacia la izquierda de la Francia rural lastró a Le Pen pese a obtener su mejor resultado

Europa recibe con alivio la derrota de Le Pen en Francia

Las Francias de Mélenchon, Macron y Le Pen: los resultados de las elecciones legislativas, en gráficos

Marine Le Pen, el domingo, en el cuartel general de Reagrupamiento Nacional.

Marine Le Pen, el domingo, en el cuartel general de Reagrupamiento Nacional. / ANTONIN BURAT / DPA

Leticia Fuentes

Leticia Fuentes

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una segunda vuelta inesperada que deja un mapa electoral de Francia diverso y multicolor, a diferencia de la primera vuelta en la que el 93% del territorio había votado por el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen. Cerca de 42,2 millones de franceses estaban llamados a votar este domingo, algo menos que en la primera vuelta. Y de nuevo una participación histórica, desde 1997 no se registraban unos datos tan altos. Pero a pesar de la composición de la nueva Asamblea Nacional, la extrema derecha ha logrado sus mejores resultados, con más de 10,1 millones de votos.

Ningún sondeo, ni experto ni político consiguió adelantarse a la sorpresa electoral del domingo. Todo apuntaba a una victoria sin mayoría absoluta de la extrema derecha, pero no sucedió. El cordón sanitario y el pacto entre macronistas y el Nuevo Frente Popular de la retirada de candidatos en las circunscripciones donde se producían triangulares funcionó, y no solo la unión de izquierdas ganó las elecciones, sino que Le Pen quedó relegada a un tercer lugar.

En los dos años pasados entre las elecciones legislativas de 2022 y las del pasado domingo, 155 circunscripciones de 577 han cambiado de bando político, 80 de ellas hacia la derecha. Pero en solo una semana, entre las dos vueltas, el mapa electoral de Francia ha cambiado por completo.

La capital se mantiene

París, con una importante tradición progresista, resiste al auge de la extrema derecha. En la primera vuelta de las legislativas, Ile-de-France aparecía en el mapa como un punto singular entre una Francia invadida por el azul marino de la extrema derecha.

En esta segunda vuelta, en seis circunscripciones de la capital ganó el Ensemble (Juntos) de Macron y en el resto, el Nuevo Frente Popular, manteniendo así la tradición. Aunque hasta ahora existía una excepción en la región parisina, Mantes-la-Ville, una pequeña localidad donde desde hace 10 años gobierna un alcalde de Reagrupamiento Nacional. Pero en estas elecciones legislativas, el candidato Benjamin Lucas, de la coalición de izquierdas, ha conseguido vencer con un 63,55% a su rival de extrema derecha y actual alcalde, Cyril Nauth.

La Francia rural

Aun con los datos calientes sobre la mesa, los primeros estudios apuntan a lo impensable. Hasta ahora, la Francia rural era uno de los puntos fuertes de la extrema derecha. El abandono administrativo, la revuelta de los agricultores y la inflación que provocó el aumento del precio de los productos básicos fueron determinantes para que en estas zonas, algunas con una importante tradición socialista, el voto acabase virando hacia el partido de Le Pen. Precisamente, en Agen, pueblo donde empezó el movimiento de los 'chalecos verdes' en Francia, en la primera vuelta dominó claramente la extrema derecha; en esta segunda, el Nuevo Frente Popular se alzó como ganador con un 52,32%.

Los últimos datos de esta segunda vuelta de las legislativas muestran un nuevo cambio: 65 circunscripciones se han movido hacia la izquierda, es decir, algunas han pasado de la extrema derecha a la derecha, pero sobre todo, muchas han pasado del centroderecha a la izquierda.

En Essone, el candidato insumiso Berenger Cernon venció al centrista Nicolas Dupont-Aignan. También en Vaucluse o en Lyon salió como ganadora la izquierda, y en Corrèze, el expresidente François Hollande obtuvo la mayoría de los votos.

Sorprendentemente, en Marsella, Reagrupamiento Nacional se consolida tras la segunda vuelta de estas elecciones legislativas y obtiene entre 2 y 3 escaños más. En zonas cercanas, como Aviñón, Nimes, Carcasona o Perpinyà, la extrema derecha se mantiene liderando en todo el territorio suroeste. También en el norte del país, en Pas de Calais, el lepenismo se mantiene con 10 escaños, donde los problemas de la inmigración irregular se agudizan. 

"Victoria aplazada"

"Es una victoria aplazada", afirmó Marine Le Pen tras conocer la derrota en estos comicios. A pesar de quedar en tercera posición, Reagrupamiento Nacional ha registrado los mejores datos de la historia del partido y en las filas de la extrema derecha ya se preparan para las elecciones presidenciales de 2027.

La preocupación por el avance ultra no desaparece. El cordón sanitario, aunque con signos de fatiga, ha vuelto a funcionar, pero ¿hasta cuándo? El primer ministro reconoció durante la campaña que habían entendido el mensaje y si salían ganadores en estas legislativas iban a "gobernar diferente". Queda por ver si el macronismo, que a pesar de encontrarse en sus índices más bajos de popularidad consiguió un segundo puesto en los comicios con 168 escaños, aprovechará esta segunda oportunidad.

Suscríbete para seguir leyendo