Conflicto en Oriente Próximo

Al menos cinco periodistas palestinos han muerto en Gaza en las últimas 24 horas

La guerra de Gaza se ceba en los niños: más de 17.000 menores han perdido a sus familias

Los muertos olvidados de Gaza: 8.000 cuerpos en descomposición sepultados bajo las ruinas

Una de las víctimas en el bombardeo del campo de refugiados de Nuseirat

Una de las víctimas en el bombardeo del campo de refugiados de Nuseirat / EYAD BABA / AFP

Andrea López-Tomàs

Andrea López-Tomàs

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Nadie es inmune a las bombas israelíes que hace nueve meses que arrasan con la Franja de Gaza. Tampoco aquellos que se encargan de contar el sufrimiento de su pueblo al mundo. En apenas 24 horas, Israel ha matado a cinco periodistas palestinos. Amjad Jahjouh, Wafa Abu Dabaan, Rizq Abu Ashkian, Saadi Madouj y Ahmed Sukkar se cuentan entre las decenas de víctimas civiles que la intensificación de los bombardeos israelíes han dejado en el enclave palestino este sábado. Desde el 7 de octubre, son 158 los periodistas que han perdido la vida en la Franja, de acuerdo a la oficina para los medios de Gaza.

Ya hace meses que la guerra contra Gaza se ha convertido en el conflicto más letal para periodistas y comunicadores, tal y como han denunciado varias organizaciones de derechos humanos y en favor de la libertad de prensa. Pero eso no impidió que Amjad, Wafa, Rizq, Saadi y Ahmed dejaran de hacer su trabajo. Con sus muertes, un millar de ojos se apagan. Las autoridades israelíes no han permitido la entrada de prensa extranjera en el enclave palestino desde el inicio de la letal ofensiva. Durante nueve largos y devastadores meses, toda la responsabilidad de informar sobre lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza ha recaído sobre los propios periodistas locales, que son, a la vez, víctimas y protagonistas de la noticia.

Familia arrasada

Amjad Jahjouh y Rizq Abu Ashkian trabajaban para la Agencia de Medios Palestina y Wafa Abu Dabaan, para la radio de la Universidad Islámica de Gaza. Los tres han muerto en un bombardeo contra el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro del enclave. Jahjouh y Abu Dabaan estaban casados. Sus hijos también han fallecido como consecuencia del ataque israelí, al igual que otra decena de familiares. En ese mismo lugar, hace apenas un mes, murieron al menos 270 palestinos en un solo día cuando Israel llevó a cabo un rescate de cuatro rehenes. Este viernes Saadi Madoukh y Ahmed Sukkar murieron en un ataque israelí que tuvo como objetivo una casa de la familia Madoukh en el barrio de Daraj de la ciudad de Gaza, en el centro de la Franja.

El Ministerio de Salud de Gaza ha informado este sábado que 87 personas han muerto en el enclave durante las últimas 48 horas, incluidos los cinco periodistas, lo que eleva a al menos 38.098 el número de personas asesinadas en los últimos nueve meses. Los aviones israelíes no discriminan. Varias fuentes médicas palestinas han confirmado al menos 25 muertos en ataques en varios puntos del campo de Nuseirat, incluidas escuelas de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés) en Deir al Balah. Entre las víctimas mortales, se cuentan trabajadores de Naciones Unidas claramente identificados como tal. Las bombas también han alcanzado los campos de Bureij y Maghazi, situados en la zona centro de la Franja. Las tropas israelíes han continuado su ofensiva en la ciudad sureña de Rafah y en el barrio de Shujaiya de la ciudad de Gaza.

Esperanza para un alto el fuego

Mientras, en la Cisjordania ocupada, al menos seis palestinos han resultado heridos por disparos del Ejército israelí en el campo de refugiados de Balata, en la norteña ciudad de Nablus. Además, varios grupos de colonos han prendido fuego a tierras y olivares en la aldea de Turmus Ayya. Con el mundo aún centrado en la violenta ofensiva sobre Gaza, las autoridades israelíes están cambiando la realidad sobre el terreno en los territorios palestinos ocupados. En las últimas semanas, Israel ha confiscado 1.200 hectáreas palestinas, ha autorizado 6.000 nuevas viviendas en los asentamientos y ha legalizado cinco colonias salvajes.

En las calles israelíes, los familiares de los rehenes cautivos en Gaza se sienten más esperanzados que nunca después de que Hamás diera su aprobación inicial a un acuerdo de alto el fuego que también permitiera su liberación. La propuesta apoyada por Estados Unidos para una tregua gradual y un acuerdo de intercambio de rehenes en Gaza incluiría el abandono de una demanda clave de que Israel se comprometa por adelantado a poner fin por completo a la guerra, según han dicho este sábado un funcionario de Hamás y uno egipcio. El representante del grupo palestino ha dicho a The Associated Press que la aprobación se produjo tras recibir “compromisos verbales y garantías” de los mediadores de que la guerra no se reanudará y que las negociaciones continuarán hasta que se alcance un cese del fuego permanente.