Monarquía europea

El gran duque de Luxemburgo anuncia que empezará a transferir poderes a su hijo

Este movimiento allana el camino para la abdicación del monarca en su hijo Guillermo

El gran duque de Luxemburgo, Enrique, junto a su padre ya fallecido en una fotografía de archivo

El gran duque de Luxemburgo, Enrique, junto a su padre ya fallecido en una fotografía de archivo / Harald Tittle /EFE

AFP

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El gran duque Enrique de Luxemburgo anunció el domingo que empezará a transferir poderes a su hijo Guillermo en octubre, en un movimiento sorpresa que allana el camino para la abdicación del monarca. "Me gustaría informarles de que he decidido nombrar al príncipe Guillermo Teniente-Representante en octubre", afirmó Enrique, de 69 años, en un discurso con motivo de la fiesta nacional.

"Con todo mi cariño y confianza le deseo la mejor de las suertes", añadió el monarca, casado desde 1981 con la duquesa María Teresa, nacida en la Habana, Cuba. La toma de posesión del título marca el inicio del traspaso de la corona a Guillermo, de 42 años, aunque el proceso de cambio en el gran ducado tardará probablemente varios años. Enrique, un gran deportista con una fortuna estimada en miles de millones de dólares, asumió la corona en el año 2000 tras la abdicación de su padre Juan después de 36 años de reinado.

Luxemburgo, un pequeño país de unos 660.000 habitantes situado entre Bélgica, Francia y Alemania, tiene una monarquía constitucional con un papel limitado en el gobierno. En 2008, el Parlamento luxemburgués despojó a la monarquía de su función legislativa después de que Enrique se negara a firmar un proyecto de ley sobre la eutanasia. El país, un rico centro de servicios financieros con una de las mayores tasas de renta nacional bruta per cápita del mundo, está dirigido por la dinastía familiar desde 1890.