Entender más

Alarma en las escuelas francesas: "No me gustan los judíos"

Detenidos tres menores en Francia por la violación de una niña judía

Multitudinaria marcha en París contra el antisemitismo

La guerra de Gaza resucita el antisemitismo en Francia

Protesta contra el antisemitismo el pasado noviembre en París.

Protesta contra el antisemitismo el pasado noviembre en París. / Leticia Fuentes

Leticia Fuentes

Leticia Fuentes

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Camille -nombre ficticio-, de 7 años, dibujaba una bandera de Israel en clase cuando un compañero le dijo: "Voy a escribir en mi hoja 'Israel muerto por Palestina"' y al mirarla, hizo el gesto de decapitación. Camille y su compañera fueron directamente al profesor para contarle que su colega “no respetaba el país de los demás”. El pequeño recibió una advertencia oficial por parte de la escuela, algo “inédito a estas edades”.

No es un caso aislado. El antisemitismo en las escuelas francesas no ha dejado de crecer en los últimos meses, según cuenta a EL PERIODICO, Déborah Journo, presidenta de ‘Actions Avocat’, y confirman también los datos del Ministerio del Interior junto al Ministerio de Educación; “El antisemitismo actual no puede ser solo el fruto de la situación en Oriente Próximo. Desde el 8 de octubre, los actos antisemitas han explotado. Las cifras son vertiginosas: un aumento del 1000% entre el 8 de octubre y el 31 de diciembre de 2023, en comparación con el resto de 2023. Esto indica que el discurso antisemita estaba ya listo para liberarse. La escuela no es más que el espejo de la sociedad francesa”.

Según los últimos informes del gobierno, hasta el 10 de mayo de este año, se han producido 1.434 actos racistas y antisemitas que afectan a todas las edades. El último ha trascendido esta semana, con la detención de tres menores de 12 y 13 años por la violación de un niña de 12 años, un ataque acompañado de insultos antisemitas contra la víctima. “Hay que tomar conciencia desde ahora sobre la realidad del antisemitismo, que afecta ya a los niños. No a los estudiantes. Hablamos de niños”, advertía la ministra para la lucha contra las discriminaciones, Aurore Bergé, el pasado 6 de mayo.

Denunciar las “cosas de niños” no es fácil para muchos adultos, pero el antisemitismo no son “cosas de niños”, afirma Déborah: “No siempre hay respuestas a estos insultos antisemitas dentro de la escuela. La razón es muy simple: la mayoría de los padres no se atreven a hablar de ello con la dirección por miedo a la estigmatización, porque piensan que solo son niños. Sin embargo, si un niño judío informa a sus padres de este tipo de incidentes es porque lo ha vivido como una agresión”.

Agresiones verbales

La mayoría de denuncias escolares se basan en agresiones verbales, en situaciones violentas, como la que vivió otro pequeño en clase cuando una compañera se negó a ponerse en la fila con él diciéndole: “Me da igual, no me gustan los judíos”. “La historia no debe repetirse, no debemos dejar pasar nada; la escuela es y debe seguir siendo un santuario”, insiste la abogada para EL PERIODICO.

Actualmente, Francia registra cuatro agresiones antisemitas al día, un 45% más en espacios educativos. A pesar de que, el crecimiento del antisemitismo en los últimos meses, innegablemente, está influido por el conflicto entre Israel y Palestina, este problema está en el ADN francés. Una gran parte de los musulmanes franceses tienen origen en Argelia, excolonia francesa hasta 1962, y precisamente, muchos de los judíos franceses son sefardíes que provienen de la Argelia francesa. Además, el colaboracionismo durante la Segunda Guerra Mundial, y el antisemitismo católico y nacionalista del siglo XIX han estado muy presentes en la sociedad francesa, dejando resquicios en la actualidad, que hacen que las autoridades francesas sientan que están en deuda con la comunidad judía. Basta con recorrer las calles del distrito 17 de París, para ver algunas placas en las puertas de los colegios en memoria de los niños judíos deportados durante el nazismo.

La mayor comunidad de Europa

Francia cuenta con la comunidad judía más grande de Europa, unos 600.000, que conviven con unos 5,4 millones de musulmanes residentes en el país galo. Unos números que obligan al gobierno a estar con un ojo vigilante puesto en casa y otro en Oriente Próximo. En 1999 se registraron en Francia 82 actos antisemitas, pero un año después con el estallido de la Segunda Intifada se registraron 744 ataques.

Algunos de estos ataques han quedado grabadas a fuego en la memoria de los franceses. En 2012, tres niños y un adulto morían en un ataque a una escuela de Toulouse, obligando al gobierno a desplegar un dispositivo de seguridad frente a edificios, escuelas e instituciones judías. Un operativo policial que, a día de hoy, se mantiene y se ha reforzado en los últimos meses. A finales de 2023, tras las nuevas tensiones entre Israel y Palestina, el Ministro del Interior aumentó el número de soldados que patrullan las calles francesas, pasando de 3.000 a 7.000.

En 2017, una mujer judía de 65 años fue asesinada a golpes y lanzada por la ventana de su piso de París. Un año después, el asesinato de Mireille Knoll consternó a todo el país. Esta anciana judía de 85 años superviviente de la persecución nazi fue apuñalada y carbonizada en su apartamento de París por unos jóvenes inspirados en la yihad.

En los últimos meses, Francia ha reforzado nuevamente la seguridad de lugares de culto o instituciones judías, al mismo tiempo que ve como en las puertas de comercios o colegios judíos aparecen pintadas antisemitas. Pero las autoridades expresan su preocupación por el grado de antisemitismo que emerge ahora entre los más pequeños. “Los niños que hacen comentarios antisemitas en la escuela, desde una edad muy temprana, están necesariamente expuestos a discursos e imágenes antisemitas liberados en casa o en su entorno cercano”, insiste Déborah.

Agresiones, amenazas, inseguridad… Situaciones que han hecho que muchos judíos decidan mudarse a Israel. Según los estudios realizados por la Agencia Judía, cerca de 60.000 judíos franceses se mudaron a Israel en los últimos 20 años. Unos números que superan al periodo de entre 1970-1999, y que tienen “una clara correlación con los actos antisemitas y el conflicto israelí-palestino”, afirman.

Suscríbete para seguir leyendo