Gobierno de ultraderecha

El Senado argentino aprueba por un voto la ley que permite a Milei llevar a cabo reformas radicales

Los convulsos seis meses de Milei al frente del Gobierno en Argentina: penurias sociales, recesión, peleas y discursos mesiánicos

Abel Gilbert

Abel Gilbert

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Durante una larga y agitada sesión, de muy bajo nivel conceptual, y en medio de fuertes enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en las inmediaciones del Congreso, el Senado de Argentina aprobó este miércoles por la mínima diferencia la anhelada Ley Bases. El presidente Javier Milei la necesita para llevar a cabo el desguace de un Estado que tanto proclama odiar en sus declaraciones, privatizar las empresas públicas, flexibilizar al máximo las relaciones laborales y abrir la economía con altos beneficios para las empresas extranjeras. El anarcocapitalista, quien se autodefine como 'Terminator', tendrá facultades excepcionales para intervenir en cuestiones económicas, energéticas y financieras, sin pasar por el Parlamento. La iniciativa fue sancionada con 37 votos a favor y 36 en contra. La vicepresidenta y a la vez principal autoridad de la Cámara baja, Victoria Villarruel, desempató a última hora y, de esa manera, evitó el escenario tan temido por el Gobierno de ultraderecha. Milei retrasó su viaje a Italia para evitar que Villarruel abandonase el Senado a los efectos de cubrir la vacancia presidencial.

"Hoy se debatió entre dos argentinas distintas", dijo ella al momento de cerrar una victoria política que no es completa porque la ley debe discutirse artículo por artículo y luego debe retornar a la Cámara de Diputados. "Es un triunfo del pueblo argentino y el primer paso hacia la recuperación de nuestra grandeza", señaló la oficina del presidente. "Están entregando al país a un esquema de sufrimiento. La gente quería un cambio, pero no este", dijo el senador peronista José Mayans. El mercado tomo partido por la algarabía oficial y las principales acciones comenzaron a subir al compás del júbilo.

Las discusiones en el Senado se extendieron durante más de 12 horas con un trasfondo de tensión permanente afuera del Congreso. Balas de goma, gases lacrimógenos y pimienta, palazos y heridos. Piedras y bombas incendiarias. Dos vehículos destruidos y numerosos manifestantes heridos y unos 30 detenidos por las fuerzas de seguridad. "Parece que quieren declararle la guerra al pueblo argentino", dijo la diputada opositora Cecilia Moreau.

Las centrales obreras, organizaciones sociales y sectores de izquierda se movilizaron para presionar a los legisladores dubitativos. Pablo Moyano, el dirigente del poderoso sindicato de camioneros, advirtió a los senadores que estaban a punto de convertirse en "héroes o en traidores". La exhortación no pareció convencer a todos. La represión policial carece precedentes en los últimos 40 años de institucionalidad. Tampoco el lenguaje que la justificó. El Gobierno no solo llamó "terroristas" a los impugnadores callejeros de su programa, sino que los acusó de querer llevar a cabo un "golpe de Estado".

La Ley Bases es la llave maestra que Milei esperaba. Los congresistas, que habían sido acusados de "ratas" y miembros de la más rancia "casta política" le permitieron al presidente obtener su primera victoria política. En seis meses de gestión no había podido materializar ninguna iniciativa en el Parlamento. La senadora Lucila Crexell, quien meses atrás se opuso al proyecto, fue una de las facilitadoras de la aprobación. Será, a cambio, nombrada representante argentina ante la Unesco en París con un salario de 12.000 dólares. El peronismo la denunció penalmente por presunta aceptación de dádivas. Antes de ser promulgado, el texto debe volver a Diputados donde puede ser objeto de otras revisiones que no satisfagan las expectativas del Ejecutivo.

Concesiones

La normativa contaba en principio más 600 artículos. En la actualidad son 238 acápites. La poda no fue consecuencia de un criterio de selección del oficialismo, sino la respuesta a las exigencias de las facciones de centroderecha dispuestas a votar afirmativamente a cambio de modificaciones.

Los libertarios se han visto obligados este miércoles a hacer nuevas concesiones para evitar un fracaso estruendoso. El partido de Gobierno aceptó sacar de la lista de empresas estatales a ser privatizadas a Aerolíneas Argentinas, el Correo Central y todo el aparato de Radio y Televisión. Tampoco se podrán disolver los organismos culturales ni intervenir a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). Pero, a su vez, los legisladores "dialoguistas" le arrancaron al oficialismo el compromiso de eliminar en el llamado Paquete Fiscal el capítulo que planteaba derogar la moratoria que permite que las personas que no alcancen los 30 años de aportes puedan acceder a una pensión a través de un plan de pagos que permita compensar los años que les faltarían para jubilarse. El Gobierno tuvo otro traspié al no poder incluir el perdón fiscal a las fortunas no declaradas para que se inserten en el sistema bancario.

El capítulo más conflictivo

El principal interés de Milei era mantener intacto en la Ley Bases el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), por el cual se busca en incentivar durante tres décadas y a partir de beneficios impositivos y aduaneros a las empresas interesadas de participar en la extracción de petróleo, gas y litio, entre otros rubros. "Se les da todo y ahora, y para siempre, a los pensionados se les dice que tienen que esperar; para las empresas grandes hay menos impuestos y estabilidad tributaria por 30 años, en el paquete fiscal para los más millonarios hay menos impuestos y estabilidad por 15 años. Hay plata para los más ricos", dijo el senador Martín Losteau, de la Unión Cívica Radical (UCR). Para la exvicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, se trata de un mecanismo de "saqueo" de las riquezas nacionales.

Según el diario 'Ámbito Financiero', se trata del régimen "más generoso de la historia del país" con la "novedad absoluta" de que el Gobierno no exige a los inversores "ninguna condición a cambio. Ni hoy ni nunca". El RIGI es "ridículamente generoso". Se ha diseñado "pura y exclusivamente" para la explotación de recursos naturales, "que emplean relativamente a poca gente". Una minera multinacional podría importar no solo todo el equipamiento necesario para la explotación lo que, alertaron las pequeñas y medianas industrias, provocará estragos en el sector. De aprobarse finalmente, el proyecto nacería "herido de legitimidad social y política". Más que incentivar a las inversiones, " promueve incentivos para que tanto la calle como la política contesten a semejante hipoteca de futuro para el país". Por lo tanto, dice la publicación, "habrá más temprano que tarde conflicto: es ineludible por el diseño mismo del régimen tal cual está". La ultraderecha tuvo que aceptar leves modificaciones del RIGI para sacarlo adelante.

Situación social dramática

Por la noche, el ruido de las cacerolas se escuchó en numerosas esquinas y edificios de la ciudad de Buenos Aires. Para Milei, eran horas de celebración. La Ley Bases es el instrumento que permitirá llevar adelante el ambicioso plan de transformaciones. Su aprobación llega en el momento más crítico de su presidencia. El Banco Mundial pronosticó este año una caída del PIB del 3,5%. El ajuste y la recesión han dejado sin trabajo a unas 100.000 personas tanto de los sectores público como privado. Los recortes presupuestarios dejaron a los estudiantes sin materiales de lectura que eran gratuitos, a pacientes oncológicos o con otras graves enfermedades sin sus medicamentos subsidiados por el Estado, a los comedores populares sin sus raciones de alimentos.

La pobreza azota al 55% de la población. Unicef acaba de revelar que un millón de niños dejaron de ingerir alguna comida por falta de dinero en sus hogares. El ministro de Defensa, Luis Petri, desconoce ese tipo de privaciones. Estampó su firma para proveer a los jefes del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de 84 kilogramos del selecto salmón rosado, 203 kilogramos de bife de chorizo, uno de los cortes vacunos más preciados, y 84 kilos de jamón crudo, entre una larga lista de productos que costaron unos dos millones de euros.