Avances democráticos

Alemania prohíbe una secta neonazi, la segunda en dos semanas

Alemania extiende sus controles fronterizos contra las mafias migratorias de Polonia en plena polémica por el escándalo de los visados

Olaf Scholz durante una reunión de Gobierno.

Olaf Scholz durante una reunión de Gobierno. / CLEMENS BILAN

Gemma Casadevall

Gemma Casadevall

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una semana después de ilegalizar a Hammerskins, un grupúsculo radical integrado en una red internacional de skins, la ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, lanzó este miércoles un operativo contra la más antigua, histórica y arcaica entre las sectas neonazis del país, la llamada Artgemeinschaft–Germanische Glaubens Gemeinschaft, traducible por Comunidad Racial o Comunidad de Fe Germánica. Se le imputa practicar el adoctrinamiento de menores hacia pseudoreligiones germánicas ancentrales.

Al comunicado informando de esa operación policial le siguió la inmediata ilegalización del grupo. Se trata de una de las camaraderías del espectro neonazi extendidas por el país, con aproximadamente unos 150 miembros. El operativo fue de escala nacional, con registros coordinados de 26 viviendas vinculadas a 39 militantes repartidos por 12 del total de 16 estados federados alemanes.

Interior llevaba cerca de un año siguiendo los movimientos del grupo, calificado por Faeser de "organización sectaria, profundamente antisemita y racista". Sus orígenes se remontan a 1951 y se considera la más antigua entre las agrupaciones de este espectro, con estructuras y métodos más cercanos a los de una secta que a los de una organización política. Basa su ideología en aspectos ancestrales, como su convicción en una superioridad étnica germánica, pero la razón fundamental para su ilegalización es que persigue la abolición del orden constitucional alemán y sus instituciones, al igual que otras organizaciones mayores, como los denominados Reichsbürger o Ciudadanos del Reich, que no reconoce las estructuras ni autoridades del Estado alemán actual.

Adoctrinamiento a menores

Se considera además atentatoria contra la infancia, ya que sus miembros llevan a cabo "acciones de adoctrinamiento de niños y jóvenes". Entre las ramificaciones del grupo está la denominada Acción familiar, principal depositaria de esta función de adoctrinamiento. Su radio de actuación va de Berlín y el estado circundante de Brandeburgo a todo el este del país, así como el land de Baviera, en el sur, el de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste, y el de Schleswig-Holstein, fronterizo con Dinamarca.

El departamento de Defensa de la Constitución -servicios secretos de Interior- había constatado en su informe anual de 2020 una creciente actividad en el adoctrinamiento de los menores. Recomendaba a sus seguidores tener el máximo número posible de hijos, a los que inculcarían teorías que, además de racistas o antisemitas, con claramente anticristianas, según ese informe. Las creencias se orientan hacia mitos germánicos, a modo de pseudoreligión ancestral.

La prohibición de la secta sigue a la que la semana pasada dirigió Faeser contra el grupo neonazi Hammerskins, en este caso una ramificación alemana de la red internacional originaria de Estados Unidos y extendida por otros países de Europa. Contaba asimismo con un centenar y medio de militantes en Alemania, concentrados en ese caso no en ideologías o pseudoreligiones ancentrales, sino en la difusión de música y otras formas de propaganda neonazi. También en ese caso su ilegalización estuvo precedida por registros coordinados en viviendas de sus militantes de todo el país, con la participación de unos 700 agentes.

Camaraderías neonazis

Los operativos contra estos grupos marginales son reveladores de las distintas formas de existencia y comportamientos diversificados de las llamadas camaraderías neonazis. Muchos de estos grupos o sus militantes no se identifican necesariamente como seguidores de Alternativa para Alemania (AfD), única formación ultraderechista con escaños en el Parlamento federal (Bundestag) y actualmente en segunda posición en intención de voto a escala nacional, según los sondeos.

La ministra Faeser ha incrementado estos operativos en las últimas semanas, lo que en Alemania se relaciona con su campaña como candidata del Partido Socialdemócrata (SPD) a las elecciones regionales del land de Hesse, donde se encuentra la capital financiera y banquera de Frankfurt. Esos comicios tendrán lugar el 8 de octubre, el mismo día en que se celebran elecciones regionales en Baviera. En ambos estados federados gobiernan actualmente coaliciones lideradas por los conservadores: en Hesse, con la Unión Cristianodemócrata apuntalada en los Verdes y en Baviera con los derechistas Electores Libres como aliados de la dominante Unión Socialcristiana (CSU). Los sondeos apuntan a sendas victorias conservadoras.