Cisjordania

Militares de Israel matan a tres palestinos que les dispararon desde un vehículo

La violencia de Israel ahonda la crisis de legitimidad de la Autoridad Palestina

El Ejército de Israel en Nablús, Cisjordania.

El Ejército de Israel en Nablús, Cisjordania. / Europa Press/Contacto/Nasser Ishtayeh

Andrea López-Tomàs

Andrea López-Tomàs

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Mientras la sociedad israelí está enfrascada en el caos, al otro lado de la Línea Verde, la violencia sigue sesgando vidas palestinas. El Ejército israelí ha matado esta mañana a tres palestinos en un supuesto intento de ataque desde un vehículo en Nablús, ciudad al norte de la Cisjordania ocupada. El enfrentamiento ha tenido lugar en el Monte Gerizim, una comunidad samaritana con vistas a la urbe palestina. Estas tres muertes se suman a los más de 185 palestinos asesinados por fuego israelí en lo que va de año en los territorios ocupados. 

Según los medios palestinos, un vehículo blindado israelí ha impedido el acceso de ambulancias y periodistas al lugar de los hechos. Han denunciado que los hombres murieron en una “emboscada” tras un intento de ataque de militantes contra las tropas israelís cerca de un asentamiento judío. El Ejército israelí ha informado que ha “neutralizado a tres terroristas” y ha dicho que uno de los hombres salió del vehículo y abrió fuego contra los soldados de la patrulla de defensa este martes por la mañana. Han confiscado tres rifles M-16 y otros equipos del automóvil.

Nablús se ha convertido en uno de los dos principales focos de violencia, junto al campo de refugiados de Yenín, de este 2023. Ambos puntos son objeto de redadas letales israelís casi diarias. Los militares israelís afirman que sus objetivos son grupos militantes que están conspirando o son responsables de ataques en Israel, incluida la milicia armada Guarida de los Leones que tiene su sede en esta ciudad palestina. El pasado jueves una persona fue asesinada y cuatro palestinos más resultaron heridos en Nablus. 

Gobierno ultraderechista

A última hora del lunes, varios militantes palestinos han anunciado que abrieron fuego contra un autobús que transportaba a colonos israelís cerca de la ciudad palestina de Hawara, al sur de Nablus, sin causar víctimas. Esta localidad ha sido escenario de algunos de los episodios más violentos del último año, con pogromos y ataques por parte de la población de los asentamientos ilegales colindantes. En respuesta al ataque del lunes, el Ejército israelí ha establecido puntos de control para buscar a los sospechosos. Un grupo armado poco conocido de la zona, autodenominado Brigada del Amanecer, se ha atribuido la autoría del tiroteo.

Las tensiones han repuntado especialmente desde el 19 de junio, con la redada del Ejército israelí en Yenín, que se saldó con al menos 12 palestinos muertos, más de un centenar de heridos y miles de desplazados. Apenas un día después, cuatro israelíes murieron en un ataque cerca del asentamiento ilegal de Eli. Toda esta escalada de violencia coincide con el gobierno más derechista de la historia de Israel. Los ministros ultraderechistas de este gabinete han contribuido a aumentar la tensión, pidiendo la rápida expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania y medidas más duras contra los presuntos militantes palestinos.